Actualizado
miércoles, 19 junio 2019
06:01
h
URGENTE

Sara Baras “baila” en un aceite de arte

La artista ilustra la etiqueta de “Primer Día de Cosecha” de Castillo de Canena

Los días navideños, los más esperados del año para muchos, ya están a la vuelta de la esquina. Es tiempo de regresos, de mirar a la tradición, pero también de novedades. Y, a estas alturas del calendario, Castillo de Canena cumple con estas tres costumbres al presentar su ya icónica colección de aceite de oliva virgen extra “Primer Día de Cosecha”, un producto pionero que llega a su decimosegunda edición limitada y del que destacan, principalmente, su aroma, sabor y calidad, virtudes que caracterizan un “oro líquido” de alta gama obtenido a partir de delicados procesos.

Como en anteriores ocasiones, cuando la firma de la familia Vañó puso sus ojos en un nombre rutilante del arte, la cultura, el deporte o la ciencia, “Primer Día de Cosecha” vuelve a estar impregnado de la personalidad de una estrella, esta vez de la danza flamenca: la bailaora gaditana Sara Baras, diseñadora de la etiqueta de las botellas y, a la vez, su protagonista. “Sinceramente, me siento my orgullosa amadrinando este nuevo “Primer Día de Cosecha” de Castillo de Canena, con quien me siento tan identificada. El flamenco y el aceite de oliva virgen extra son elementos muy importantes y representativos de nuestra cultura, son fieles exponentes del acervo cultural español y difunden por todo el mundo parte de lo que somos”, manifestó Baras.

Por su parte, Rosa Vañó, directora de Marketing y Comercial de la firma aceitera, afirmó: “Desde que el concepto de la colección tomó consistencia, en 2006, siempre hemos procurado que la persona a la que encomendábamos realizar el diseño de la etiqueta de una botella tan especial compartiera los valores de excelencia, perseverancia y esfuerzo por el trabajo bien hecho”.

En cuanto al producto, es el fruto de un esmerado proceso selectivo de las mejores aceitunas de las varietales arbequina y picual, que Castillo de Canena cosecha cuando se encuentran en su momento mejor de maduración y de noche, con la intención de que los tiempos de recogida sean más cortos y para aprovechar los beneficios de las bajas temperaturas, valores trascendentales a la hora de obtener aceites de primer orden. “Nos hemos valido de la agricultura de precisión para saber con exactitud el día óptimo de maduración del fruto, para empezar la cosecha de cada varietal el día perfecto”, expresa Francisco Vañó, director general de la empresa.

Un aceite “de arte” que deja embobado al “público” nada más ver la botella que lo contiene.