Actualizado
martes, 18 junio 2019
23:15
h
URGENTE
  • Despeñaperros. El derribo de la estación de tren de Las Correderas se realizó el 16 de mayo.
    Despeñaperros. El derribo de la estación de tren de Las Correderas se realizó el 16 de mayo.

Las Correderas fue una de las feligresías que componían Santa Elena en su fundación dentro de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena. Un pasado colono del que sus actuales habitantes se sienten sumamente orgullosos como quedó patente tras la reciente celebración del 250 aniversario de su Fuero. Allí, en pleno corazón de Despeñaperros, la que fuera feligresía contó décadas después con una estación ferroviaria, por la que pasaba la línea de Alcázar de San Juan a Cádiz, entre las paradas de Venta de Cárdenas y Santa Elena. Abandonada y en desuso desde hace décadas, como recuerda el alcalde de Santa Elena en funciones, Juan Caminero, era el testigo de una época próspera, de la que se conserva un recuerdo muy especial, los buenos tiempos que se vivieron al calor del trasiego de trenes y viajeros. Y ahora se queda en, precisamente, eso, un recuerdo. La antigua estación ha sido demolida por parte de Adif, su propietaria.

Y en Santa Elena más que indignados, por ahora, andan sorprendidos, especialmente, por la forma en la que se ha ejecutado. De hecho, no fue hasta ayer mismo cuando el propio alcalde se enteró del derribo de la antigua estación por parte de Adif.

La entidad pública de Administración de Infraestructuras Ferroviarias confirmó a Diario JAÉN la demolición del antiguo edificio de viajeros de Las Correderas en Santa Elena. “Estaba fuera de uso y presentaba un estado ruinoso, lo que suponía un peligro para personas que pretendiesen acceder al mismo o a sus inmediaciones”, explicaron fuentes oficiales. Sí dejaron constancia de que “antes de llevar a cabo la demolición, Adif informó de esta actuación al Ayuntamiento de Santa Elena”.

Pero no hay licencia municipal de obra. Juan Caminero explica que, hace unos meses, llegó la solicitud al Ayuntamiento para la demolición y el arreglo de un carril de acceso. “Se les pidió una subsanación, para que presentaran un proyecto porque está sometido a valoración ambiental porque está en un espacio de la Red Natura”, explica. Y esta no llegó. “Yo no he firmado licencia de obras alguna”, defiende el alcalde. Pero sí se ha ejecutado el derribo. Todavía con la “sorpresa” por cómo se ha actuado, solo adelanta que estudiarán qué tipo de responsabilidades existen por haberse realizado en una zona de protección ambiental.

El expediente por la demolición de la estación de Marmolejo sigue su camino

Otro derribo de una estación de tren, este caso en Marmolejo, está también pendiente del desenlace un expediente administrativo.

Fue a medidos del pasado mes de diciembre, cuando Adif ejecutó el derribo de la antigua estación de Marmolejo, acción que suscitó el malestar del Ayuntamiento y sus vecinos. “Se ha hecho sin comunicación ni permiso del Ayuntamiento”, explicó el alcalde, Manuel Lozano, en ese momento a Diario JAÉN. Además, se hizo con “un agravante”, ya que este edificio se había incluido en el Catálogo de Patrimonio Local, en el que se trabajaba para su aprobación definitiva. Cabe recordar que era parte del legado de aquella época de esplendor que el Balneario llevó hace un siglo y medio a Marmolejo. Muy pocos pueblos tenían una estación de sus características.

El alcalde defendió que, al menos, Adif debería haber comunicado al Ayuntamiento que el edificio se encontraba en malas condiciones y su intención de derribarlo. “De todos modos, para declararlo en un ruina, se tendría que haber hecho un informe técnico que contara con los técnicos municipales”, plantea. “Si se hubiera comunicado la situación, podríamos haber hablado y tomado medidas para impedirlo”, añade. Así, Lozano adelantó que se abriría un expediente administrativo para depurar la responsabilidad de ejecutar la obra sin licencia. El que todavía hoy está en curso. Consultadas fuentes municipales, apuntan que Adif pidió documentación al Ayuntamiento, que ya fue remitida, y la suspensión de los plazos de alegación. En este sentido, este procedimiento, como explican, puede derribar en una sanción económica y la restitución del bien a su estado original, como marca la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía para obra ilegal o sin autorización.

en detalle

antecedente . No es la primera estación de trenes que “pierde” esta Nueva Población. La de Santa Elena —la siguiente después de Las Correderas— también fue demolida, como recuerda el alcalde en funciones, hace unos años. “Tenía su cantina, su sala de espera...Cuando nos quisimos dar cuenta ya estaba en el suelo”, asegura. Fue en torno al año 2016. Estaba también en estado de ruina y no tenía nivel de protección. Pero, como explica Juan Caminero, esta fue símbolo de la prosperidad de los años 40 y 50: “Era el principal motor de la economía de Santa Elena en aquella época y la podríamos haber mantenido como símbolo de nuestra historia”. En su lugar, se quedó una caseta de control del tráfico ferroviarios.

otra estación más. Tras Santa Elena, en la línea, la siguiente parada es La Calancha, una estación que, como apunta el alcalde en funciones, sí se mantiene todavía hoy en pie.