URGENTE

“Salud y paz” recoge más de 500 kilos de alimentos

La hermandad de “La Borriquilla” organiza una recogida de comida para los colectivos más necesitados
  • LABOR. Noelia Palacios, junto con los voluntarios de la recogida de alimentos en el mercado de Peñamefécit.
    LABOR. Noelia Palacios, junto con los voluntarios de la recogida de alimentos en el mercado de Peñamefécit.

Con una gran sonrisa en sus rostros y solidaridad en sus corazones, los voluntarios de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud entrando en Jerusalén y María Santísima de la Paz (La Borriquilla) se repartieron por los mercados de San Francisco y Peñamefécit para comenzar la primera recogida de alimentos con la que consiguieron recaudar más de 500 kilos de comida. Esta iniciativa tiene un objetivo claro: ayudar a los colectivos más desfavorecidos y apoyar a los conventos de Las Bernardas y las Hermanitas de los Pobres.

La acogida por parte de los jiennenses fue todo un éxito. De hecho, Noelia Palacios, administradora de la hermandad, apuntó que no esperaban tal participación. Al frente de los voluntarios que se encontraban en el Mercado de Peñamefécit, Palacios explicó que todos los alimentos que recaudaron estarán dirigidos a aquellos colectivos que más lo necesiten. Sobre esto, David Fernández, hermano mayor de la cofradía, expuso que, cuando termine la clasificación, buscarán a los destinatarios. Aunque tienen muy claro que una parte de lo recogido irá para los conventos de Las Bernardas y las Hermanitas de los pobres, con quienes tienen una gran vinculación; así como al comedor social de San Roque.

“La recogida ha sido muy satisfactoria. Se han conseguido unos 500 kilos de comida aproximadamente. Además, los comerciantes de ambos mercados se han portado genial con nosotros, pues han colaborado tanto como los clientes”, comentó Fernández, quien añadió: “Estamos muy agradecidos con ambos mercados porque se han portado con nosotros maravillosamente bien, no nos han puesto ningún tipo de pega”. Asimismo, subrayó que la idea con la que surgió este proyecto fue que no solo se realizase en Navidad, sino que también se organicen algunas más durante el año con el mismo propósito. Por lo que, próximamente, un nuevo grupo de voluntarios se preparará para una nueva recogida de alimentos solidaria.

Respecto a la hermandad, Fernández afirmó que 2018 fue “un año magnífico”. Todos sus proyectos salieron adelante y terminan el año afianzados en temas de caridad, ayudando a los más necesitados y con una vinculación muy estrecha con la Asociación Jiennense de Atención a Personas con Parálisis Cerebral y Discapacidades Afines (Aspace), con quienes volverán a colaborar en 2019.