Preocupación ante el nuevo pliego de víveres de cocina

La plataforma desconoce los términos en los que trabajan los tres hospitales

17 ago 2019 / 11:28 H.

El primer pliego de condiciones para la licitación del servicio de víveres de cocina, una vez que dejó de pertenecer al Servicio Andaluz de Salud (SAS) y pasó a manos privadas, conllevó el despido de nueve trabajadores que realizaban la labor de pinches. Y evidentemente, explican desde la Plataforma por la Calidad Pública y de Calidad, conocida como la Marea del Cucharón, una pérdida de calidad en las comidas. Con el segundo pliego, que se redactó hace entre tres años y medio y cuatro, se produjo el cierre de las cocinas del Neveral, cuya protesta fue precisamente el germen de la creación de la plataforma, y la consiguiente pérdida aún de más calidad en el servicio. Muestra de ello son los últimos incidentes en el transporte que han conllevado en varias ocasiones el retraso en la comida —y por ende en la medicación— de los frágiles pacientes del hospital Doctor Sagaz.

Ahora, el colectivo tiene conocimiento que desde los tres hospitales provinciales trabajan en la elaboración del nuevo pliego de condiciones del servicio, del que desconocen los términos, por lo que les preocupa sobremanera. “No sabemos si lo tienen ya cerrado o lo que le queda, pero después de los dos anteriores nos tememos lo peor. Y seguro que nos enteraremos cuando lo saquen a licitación y las empresas opten a su gestión. Después de todo lo que ha pasado, de las denuncias y de la visita de Chicote, son capaces de mantener menús que tienen un precio, por día, que no llega a los cinco euros”, afirman.