Pérdida de biodiversidad por el constante dragado del río Jaén

Varias plataformas lamentan que no protejan al río ante las construcciones ilegales

07 jul 2019 / 11:15 H.

No existe una forma de dragado que sea sostenible con el medio ambiente ni respectuosa con el ecosistema de los ríos. Así lo defienden varias plataformas de defensa del patrimonio natural ante la intervención en el río Jaén recogida en un vídeo por Equo, donde se muestra cómo una retroexcavadora hacía labores de limpieza en el cauce del río con el objetivo de evitar posibles desbordamiento en época de fuertes tormentas y lluvias.

Tras ver las imágenes, Manuel Ruiz, del Grupo de Ecologistas en Acción (GEA), comentó que, cualquier dragado que se hace en un curso fluvial y que consiste en arrancar todos los materiales del fondo, “altera el lecho del mismo, donde viven especies vegetales y vertebrados. En concreto, este último que se ha hecho tiene esa característica, que modifica profundamente una parte esencial del ecosistema fluvial como es el lecho de los ríos”. En este sentido, apuntó que dicha acción provoca una “gran pérdida de biodiversidad” que se asemeja a dejar “limpio” el suelo de un bosque. De hecho, lamenta que el ecosistema del río Jaén está “muy empobrecido” por los constantes dragados a los que se somete permanentemente y asegura: “Lleva mucho tiempo sin haber recuperado las características óptimas naturales de un río, ya que, conforme recupera su idoneidad, se vuelve a dragar. Realmente, el ecosistema que habita en el lecho del río hace mucho que dejó de ser natural”.

¿Qué habría que hacer para que se proteja? Ante esto, Ruiz sugiere plantearse cuál es el objeto de que draguen el río. “Si es el evitar inundaciones, a lo mejor hay otros métodos menos invasivos o, quizás, habría que dejar de construir cerca del río y, de una vez por todas, cumplir la ley de edificación de suelos”, indicó, exponiendo que existen unas distancias desde el centro del río hasta los laterales en la que está prohibido “con mayúsculas” hacer cualquier tipo de construcción. Por ello, insistió en la idea de que lo más sensato “no es dragar para evitar que se inunden viviendas ilegales, sino evitar que se construyan viviendas ilegales. Esta sería la auténtica forma de que el río conserve su patrimonio ecológico”.

Sobre el entorno que rodea al río, Manuel Ruiz manifestó que posee unos márgenes “estupendos”, formados en las últimas décadas, de una galería de bosques “envidiables”, pero expuso que, aunque esa parte del ecosistema está muy bien, “la que depende del lecho del río está constantemente destruyéndose. Por ello, la solución no está en cómo hacer el dragado, sino en, de una vez por todas, que se respete la ley y que se controlen o eliminen las construcciones ilegales dentro de los límites protegidos”.

En esta misma línea se sitúa la coordinadora de la plataforma “Iniciativas, Andamios para las Ideas”, Marina Heredia. Este colectivo surgió con el objetivo de lograr un empuje social para la protección de entornos naturales de la capital y, ante los dragados que se producen en el río Jaén, Heredia subrayó: “En este caso, el problema son la cantidad de viviendas ilegales que han proliferado ante la pasividad de las administraciones. ¿Ahora qué ocurre? Que este espacio de ocio de todos, porque es de todos los jiennenses, cada cierto tiempo, sobre todo cuando hay riesgo de una avalancha, tienen que dragar el río. Nosotros no nos quejamos de la limpieza, sino de que cuando lo hacen provocan que el río pierda su fisionomía y de que tarda años en recuperarse”. Así, remarcó que esta situación genera una “brecha” en los vecinos de la capital, pues, mientras que quienes viven en las urbanizaciones defienden el dragado para proteger sus viviendas, el resto pide la conservación natural del río.

“Los desbordamientos, antes, cuando no había viviendas, eran normales en el río. Incluso era bueno, porque esa era la zona de huertas y el suelo se quedaba muy fértil. Y, ahora, nos parece demencial que se premie a quien no cumple la ley y no se proteja el río”, lamentó Marina Heredia. Ante esto, la coordinadora de la plataforma recordó que las únicas declaraciones que escuchó acerca de la zona de los puentes están basadas en la búsqueda de una solución a la ilegalidad de las viviendas, “pero del río nadie habla”. Por ello, pidió la protección de los ríos y los parajes naturales de la capital, pues son un entorno “privilegiado” para todos los jiennenses.