Actualizado
lunes, 15 julio 2019
09:47
h
URGENTE

Pago de Pozuela está de fiesta

Los residentes organizan, por quinto año consecutivo, las celebraciones de su barrio
|
27/08/2017

El final del verano se precipita sobre los jiennenses, pero antes de que termine agosto los vecinos de Pago de Pozuela aprovechan la ocasión para celebrar sus fiestas. La cercanía del curso escolar anima a los residentes a regresar a sus hogares y, previo al inicio de septiembre, se reúnen en un fin de semana lleno de actividades pensadas para que los vecinos disfruten de la compañía mutua en un ambiente agradable que fomenta la convivencia, según explica el presidente del colectivo, Francisco Martínez.

La celebración comenzó el viernes con una apertura “muy especial”. Los más pequeños —junto con varios adultos también— lo pasaron a lo grande con el cañón de espuma que montó la asociación para el fin de semana. El castillo hinchable fue otra de las atracciones principales, disponible desde las siete y media de la tarde, donde los pequeños, con el calor y el bochorno de fondo, no perdieron la ocasión de brincar con entusiasmo.

El día grande fue ayer, con afluencia mayor, al caer en sábado. A las seis de la tarde los jóvenes asistieron a la actividad de pintacaras. Después, aquellos que no tuvieron la oportunidad de “empaparse” con el cañón de espuma volvieron a enfundarse en sus bañadores. Sobre las diez de la noche el ambiente festivo era más notorio, con presencia de gran público para acudir a la actuación de Julian Orduña y Javier Cobos, “Pitu”. Después fue el turno del grupo Ilussion, que cosechó éxito, una vez más, frente a los vecinos. El público alargó la fiesta hasta las cinco de la mañana, sin descanso.

Francisco Martínez subraya uno de los rasgos positivos de la ubicación de la zona, pues se encuentra “bastante próxima” a la ciudad, por lo que es “sencillo” para los jiennenses “coger el coche y presentarse para pasar un buen rato”. Asimismo resaltó la “gran colaboración” que tuvieron a lo largo de la organización. Miembros de la asociación y vecinos aportaron, de forma desinteresada, “una mano amiga” para ofrecer a los residentes un fin de semana “con la mejor compañía posible”. Valoró positivamente la acogida de la celebración, que este año cumple su quinto aniversario desde que decidieron a llevarlo a cabo.

“Los nervios de la primera vez quedaron atrás”, comentó Martínez, que resaltó la efectividad de los vecinos que colaboraron con “más experiencia”, y que las fiestas se implementan como una tradición. “La gente deseaba que comenzara este fin de semana”, afirmó el presidente, que recibió la enhorabuena de sus conciudadanos por el éxito y el atractivo de las actividades.

Los actos continúan hoy. A las diez y media de la mañana los visitantes pueden disfrutar de un paseo de caballos por la zona, y a continuación se ofrece una degustación de paella de forma gratuita. “Solo espero que la lluvia nos deje tranquilos hasta que acabemos”, afirma Martínez.