Ni ahora ni en tres años, La Imora continua sin fibra óptica

Más de cien unidades inmobiliarias no pueden acceder a este tipo de conexión

15 jun 2020 / 13:12 H.
Ver comentarios

La Imora o zonas de Villar de Cuevas, Puerto Alto o Ventosilla y Puentéjar. Estas son las áreas que, en la relación preliminar elaborada por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales —organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital—, aparecen marcadas como “zonas blancas NGA”. ¿Qué quiere decir esto? Que son lugares que no disponen de cobertura de redes de Banda Ancha de Nueva Generación (NGA) y tampoco de previsiones para su dotación por algún operador en el plazo de 3 años, en base a planes de inversión “creíbles”.

Así, en total hay 105 unidades inmobiliarias en la capital que se encuentran dentro de una zona blanca NGA y que, por lo tanto, no pueden acceder a una conexión de alta velocidad como la fibra óptica, según se puede comprobar en el visor cartográfico del Ministerio. En cuanto a número de habitantes afectados por falta de mejores infraestructuras de red, hay 182 personas residentes en las áreas anteriormente citadas del término municipal de la capital. Para llegar a estos resultados, la institución sometió a consulta a todas las partes interesadas (operadores, administraciones públicas, Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y otros agentes) con el objetivo de “consolidar la identificación preliminar para obtener la relación definitiva de zonas blancas NGA y de zonas grises NGA, en las que, de acuerdo con la normativa de ayudas de Estado, es posible conceder subvenciones públicas a lo largo de 2020 para proyectos de extensión de la cobertura”. La diferencia entre zonas blancas y grises es, principalmente, que las segundas solo disponen de cobertura de banda ancha de nueva generación o de previsiones para su dotación en el plazo de 3 años por parte de un solo operador.

De estas, en la capital no hay ningún caso, según se puede comprobar en el visor cartográfico del Ministerio. Sin embargo, sí hay casos curiosos como el de Pegalajar, que básicamente es de por sí una zona gris NGA. En el municipio vecino hay un total de 2.053 unidades inmobiliarias afectadas, de las que 1.557 son viviendas. Asimismo, si se observan los resultados preliminares sobre las conexiones a internet en Linares pueden verse varios barrios diseminados por la ciudad que también son zonas grises NGA. De hecho, uno de ellos, es el propio centro neurálgico (con 107 unidades inmobiliarias afectadas), y otros son el barrio de Santa Bárbara (con 347) o el triángulo que se enmarca entre la calle Carburo, Huertas y Madre de San Pablo (con 210). Respecto a las otras grandes ciudades de la provincia, mientras que en Alcalá la Real, Úbeda o Andújar no se detectó ningún caso, en Martos hay un barrio periurbano con 24 unidades inmobiliarias enmarcadas dentro de una zona blanca NGA.

Sobre la instalación de fibra óptica en los hogares españoles en comparación con la línea ADSL, el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones de la SI apunta que ambas han tenido una evolución completamente contraria desde el año 2012. Mientras que la primera ha ido aumentando significativamente, llegando en julio de 2019 a tener más de 9 millones de líneas en España (8,7% más que el año anterior), el ADSL, en esa fecha, bajó hasta superar escasamente los 3 millones de líneas.

Diario JAÉN
Jaén