Luz cada vez menos contaminante

Buenas prácticas por parte de los ayuntamientos en cuando a eficiencia y ahorro de energía

08 dic 2022 / 21:25 H.
Ver comentarios

Solo basta con observar los dos mapas de la derecha para darse cuenta de que la contaminación lumínica ha disminuido considerablemente en la última década. Son dos planos, uno del Jaén de 2012 y otro actual, confeccionados por Jurij Stare a partir de los datos del Earht Observation Group (EOG) y con los mapas de Bing como base.

En este sentido, cabe destacar que la forma de medir la contaminación lumínica ha variado sustancialmente, y a mejor, con el paso de los años. Tradicionalmente, este tipo de polución ambiental, así como el resplandor del cielo, se medía con fotómetros que ofrecían solo mediciones locales, lo que ha limitado durante bastante tiempo la labor de muchos científicos afanados en obtener datos que cubran áreas más grandes y así determinar el verdadero impacto de este tipo de contaminación.

De este modo, la capacidad de utilizar datos procedentes de los satélites para el estudio de la luz artificial por la noche es un gran avance, puesto que permite tener acceso a datos que cubren grandes porciones de terreno a través de un método que consume muchísimo menos tiempo que el anterior.

De la visualización del mapa provincial se perciben dos grandes puntos de luz, el de Jaén capital y el de Linares, seguidos de otros más pequeños, como son los de Úbeda, Andújar, Alcalá la Real y Martos. Todas estas ciudades emiten menos contaminación lumínica que hace justo diez años, aunque esta es la tónica general de todos los municipios jiennenses, resultado de las políticas implementadas en este sentido y en cumplimiento con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por parte de las administraciones locales, que son las que ostentan las competencias en esta materia.

Uno de los ejemplos de buenas prácticas en cuanto a la reducción de la contaminación lumínica recala en el Ayuntamiento de la capital. Como se puede apreciar en el mapa, el gran sol terrestre que era Jaén en 2012 se ha reducido prácticamente a la mitad. Asimismo, caben destacar intervenciones como la anunciada a mediados del pasado septiembre, mediante la que el Ayuntamiento avanzó en lo referido a la implantación de la nueva red de fibra óptica para la gestión inteligente de la movilidad, semáforos y alumbrado público, iniciativa que permitirá ahorrar en torno a ocho millones de euros en consumo eléctrico, que está muy bien, pero que también reducirán considerablemente las emisiones dañinas de luz a la atmósfera.

En concreto, el concejal de Contratación, Control de Servicios Públicos y Proyectos Municipales, Francisco Lechuga, anunció que ya se acometían las tareas de preparación de las canalizaciones para la puesta en marcha del programa ZIT en la Avenida de Andalucía y en otras zonas de la ciudad con el objetivo de que comiencen a funcionar en el mes de abril de 2023.

Además, el plan municipal prevé la extensión de 130 kilómetros de fibra óptica a través de las canalizaciones de iluminación y semáforos interconectadas por medio de 51 farolas inteligentes dotadas con cámaras, sensores y paneles para la recogida y la transmisión de información a la ciudadanía de forma inmediata.

A esta iniciativa se suman otras anteriores, como las mejoras en la iluminación de equipamientos y calles con criterios de eficiencia y ahorro energético anunciada por la Administración local en febrero del año pasado, una medida a través de la que se procedió a la sustitución de una veintena de puntos de luz en el entorno de Los Goya. A esto, hay que añadir las intervenciones en esta línea que se realizaron en las calles Pintor Manuel Rodríguez Ángeles Ortiz, Pintor Rufino Martos y Profesor Alonso Sancho, donde se cambiaron las ya obsoletas luminarias por luces LED.

Diario JAÉN
Jaén