La “peatonalización al revés” da alas a una protesta del comercio

Propuesta al Ayuntamiento para que el centro solo cierre al tráfico el fin de semana

16 nov 2018 / 11:41 H.

Y a me gustaría ser premio Ciudad Verde de Europa o, como en Pontevedra, tener 1.500 plazas de aparcamiento gratuito en el centro o 4.000 privadas en la ciudad, pero no”. Así respondió el presidente del Centro Comercial Abierto Las Palmeras, Francisco Gutiérrez, cuando se le recordó que el alcalde, Javier Márquez, pone la capital vasca y la ciudad gallega como ejemplos de los beneficios de la peatonalización para, precisamente, defender la aplicación de esta medida en Jaén. El plan municipal, que consiste en crear un circuito en el centro de la ciudad cerrado al tráfico rodado, en la zona de las tiendas, la hostelería, y los monumentos, está en vigor desde el día después de la celebración de la patrona, Santa Catalina, en 2017, y, justo en su primer año en funcionamiento, el próximo lunes, 26 de noviembre, hay prevista una manifestación para protestar por su aplicación. Comenzará, a las once de la mañana, en la Plaza de San Francisco y se prolongará durante tres horas. Y no es que los convocantes estén en contra de que haya menos coches, es que creen que la peatonalización planteada por el Gobierno local, es “fallida”, está hecha “al revés”. Están convencidos de ello, además de los negocios incluidos en el Centro Comercial Abierto; la Asociación de Industriales del Mercado de San Francisco, como dejó claro su portavoz, Daniel Berrios, y Comercio Jaén, así lo dijo su gerente, Bruno García. Su queja es muy sencilla, como los clientes tienen problemas de acceso a la manzana central y, una vez allí, para estacionar, deciden no desplazarse a sus establecimientos; el transporte público, lamentan, tampoco ayuda, entre otras cosas, porque no es posible coger el tranvía y, por lo tanto, es que, de un año a esta parte, la bajada de ventas en el centro comercial abierto es, de media, de un 20% y, llega al 50. Creen que primero se tendrían que haber creado las facilidades para pasear por el centro y, posteriormente, restringuir la circulación de vehículos.

En la plaza de abastos, según el presidente de estos empresarios, Federico Navarro, la “bajada de ventas es notable”, dicho de otra forma, va menos gente a comprar, como se demuestra, apuntó, en la caída de expedición de tiques del aparcamiento subterráneo del mercado. Además de defender su modelo de peatonalización, a pesar de las críticas que cosecha desde casi el primer día, el máximo responsable municipal Javier Márquez, en más de una ocasión, ha explicado que la caída del negocio tradicional responde, sobre todo, al incremento de las ventas a través de internet. A la pregunta de si esta fórmula comercial les afecta, el secretario y portavoz del la plaza de abastos, Daniel Berrios, aseguró que serían unos “necios” si negaran esta realidad. Lo que no quita, a su juicio, que los “problemas en el tráfico” que existen desde hace un año contribuyan a que las consecuencias negativas de esta tendencia global, se agraven en Jaén. “No se han tenido en cuenta las propuestas, como abrir ciertas calles, como Vicente Montuno o Ignacio Figueroa”, lamentó. “No nos ha quedado más remedio que manifestarnos”, aseguró Berrios, que desveló que la decisión fue votada en asamblea.

Por si acaso sirve de algo, el presidente del Centro Comercial Abierto lanzó una propuesta que cuenta con el respaldo de los industriales de la plaza. Consiste en peatonalizar el centro solo los fines de semana, al estilo de la ciudad italiana de Bolonia. De esta forma, quieren revertir el actual escenario, en el que lamentan que de 400 locales comerciales, 143 están en venta, alquiler o liquidación.