Actualizado
sábado, 17 agosto 2019
22:17
h
URGENTE

Huelga en FCC si no quedan sin efecto los despidos y sanciones

Protesta de la mujer de uno de los empleados, cesado mientras está de baja
  • INDIGNACIÓN. Fouzia Bahbahi protesta, en solitario, a las puertas del Ayuntamiento de Jaén.
    INDIGNACIÓN. Fouzia Bahbahi protesta, en solitario, a las puertas del Ayuntamiento de Jaén.

El comité de empresa de FCC, empresa adjudicataria del servicio de limpieza y recogida de basura en la capital, acordó ayer, tras recibir el respaldo unánime de los 120 asistentes a la asamblea informativa celebrada, adoptar medidas contra los dos despidos efectuados por la compañía y las sanciones interpuestas por la dirección a miembros de la plantilla. Tal y como se explicó a este periódico, se exige la reincorporación y la restitución de los derechos de los afectados. Los trabajadores pondrán en marcha movilizaciones, sin descartar la huelga indefinida, en caso de que la multinacional no atienda sus reivindicaciones. Por lo pronto, solicitan al Ayuntamiento, como titular del servicio, que mantenga una reunión con los representantes sindicales, lo antes posible, para conocer cual es la situación y buscar soluciones lo antes posible. A FCC le reclaman que aporte explicaciones al Gobierno local, al comité y a la sociedad en general de los motivos que le llevan a “atacar” a los trabajadores, con una actitud “persecutoria y deleznable” y las razones del incumplimiento del pliego de condiciones del contrato suscrito con la Administración local. Cabe recordar que esta sociedad se enfrenta a una sanción, de más de 330.000 euros al haber detectado, la oficina de control de empresas concesionarias, que no atiende sus obligaciones contractuales.

Los representantes sindicales de FCC en Jaén, recién elegidos tras las elecciones para conformar al nuevo comité, se posicionan así ante una serie de expedientes disciplinarios que se pusieron en marcha, como aclaran, en base a informes elaborados por una empresa de detectives privados, contratos al efecto y que, como apuntan, todavía trabaja para FCC. Las decisiones de la plantilla se tomaron tras la reunión que celebraron ayer por la tarde, en el salón de actos de la Delegación de Educación, pero las protestas comenzaron, de hecho, por la mañana. Las protagonizó la esposa de uno de los despedidos, Fouzia Bahbahi. Desde las ocho de la mañana y hasta que, al mediodía, fue evacuada por el 061 con una crisis de ansiedad, esa mujer se desgañitó para repetir, una y otra vez, que el despido de su pareja, con la que tiene dos hijos, no es justo. Llega, como denuncia, aprovechando una baja por enfermedad y, sostiene, a sabiendas de que no es merecido. Pidió reunirse con alguien del Gobierno local, aunque no lo logró. Sí lo hizo con el PSOE. El concejal Carlos Alberca explica que Fouzia Bahbahi. les relató que su marido, después de 22 años, comenzó a sufrir acoso en el trabajo, lo que le llevó a sufrir un trastorno de ansiedad generalizado, que posteriormente ha dado paso a brotes psicóticos, tras la notificación del despido disciplinario. El cese, como apuntan los socialistas, fue comunicado el pasado 22 de enero, por burofax, mientras el empleado se encontraba ausente por enfermedad. Tras pedir asesoramiento jurídico, en la segunda de las reuniones mantenidas, el principal partido de la oposición pidió asesoramiento jurídico y, como apunta Carlos Alberca, cabe la posibilidad de denunciar a la empresa por tratarse de un despido improcedente. Este periódico trató, sin éxito, de conocer la postura de FCC sobre este conflicto laboral.