Hartazgo del vecindario del Parque de La Concordia

Denuncian juergas y peleas en la calle hasta le amanecer

06 sep 2022 / 19:26 H.
Ver comentarios

Vecinos del entorno del Parque de la Concordia dicen basta y denuncian públicamente el jaleo, la suciedad y las peleas entre jóvenes fruto los eufóricos fines de juerga de las madrugadas de la segunda mitad de la semana, algo que, según afirman a este periódico, ocurre semana sí, semana también en la zona comprendida entre el parque y la calle Baeza, a donde da la discoteca del Hotel Condestable, un concurrido local de fiesta, preferentemente de jóvenes en edad universitaria.

“Son todas las noches de los jueves, viernes y sábados”, asegura Pedro Colmenero, uno de los inquilinos de la zona. Según indica, la actividad dentro de la discoteca no genera molestia alguna, pero de puertas para afuera la cosa cambia. Y tanto. Colmenero apunta que las largas colas para entrar al garito generan jaleo, pero que lo peor acontece a partir de las cinco de la mañana, cuando la discoteca cierra sus puertas y los noctámbulos continúan en la calle con la fiesta y lo que no es fiesta hasta el amanecer: al margen de los gritos, las risas y los llantos que provoca el alcohol, ha habido peleas a puñetazo y patada limpia. “Salen borrachos y agresivos”, dice. Y todo ello con el Parque de la Concordia como océano de recreo. “En el residencial Sierra Mágina estamos agotados porque tres días a la semana no se duerme, al menos, en verano, que tenemos las ventanas abiertas. Estamos deseando que venga el frío para poder cerrarlas. Algunos tienen que dormir con aire acondicionado toda la noche. Es una barbaridad, es como si la gente estuviera en nuestras habitaciones”, agrega este vecino, que también lamenta los ecos orgánicos de la fiesta callejera: “Al día siguiente, todo sucio”.

Desde la dirección del Hotel Condestable confirman a Diario JAÉN que, en su momento, hubo quejas de los vecinos por el alboroto de las extensas colas para acceder a la discoteca, pero que ambas partes se entendieron: “Nos pidieron que orientáramos la cola hacia el hotel en lugar de hacia la calle Baeza”. Los propietarios e inquilinos de la zona reiteran que conflicto con el hotel no hay. “La discoteca no da ruido, el problema es el murmullo al salir y que la gente se queda fuera hasta las siete de la mañana gritando, peleándose, aplaudiendo, llorando...”, repite Colmenero. “Ya ha habido una violación justo ahí, un día habrá un muerto”, añade, refiriéndose al intento de agresión sexual a una mujer de 34 años a primeros de julio, en el parking de La Victoria, justo debajo del parque. Para atajar la cierta sensación de inseguridad, los vecinos, además de dar parte a la Policía Nacional y la Local, han propuesto medidas: “Hemos pedido al Ayuntamiento que se cierre el parque”, una cuestión ya planteada en otras ocasiones por colectivos vecinales para garantizar la seguridad en la zona y evitar ataques al mobiliario urbano. “A nosotros nos consta que, desde que hubo quejas, una patrulla de la Policía se pasa por la zona cada noche”, resaltan desde la dirección del hotel, que aseveran que en la discoteca se cumple estrictamente con el horario de cierre. “Imagino que nosotros, siendo jóvenes, también daríamos la lata, pero lo que pasa ahora aquí, en este parque, es demasiado”, sentencia Colmenero.

Es una de las zonas verdes más céntricas de la ciudad, a una margen del Paseo de la Estación y a escasos metros del Monumento a las Batallas, zona muy frecuentada a diario que, sin embargo, no goza del esplendor que tuvo antaño. El Parque de la Concordia —antes de la Victoria— ha vivido tiempos mejores y merece un lavado de cara, en eso parecen coincidir las fuerzas políticas locales, cuyos dimes y diretes enfangan, sin embargo, el camino hacia la solución del asunto. En diciembre, la Corporación municipal aprobó, en pleno, solicitar al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico una ayuda de 4 millones de euros, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Unión Europea, para “renaturalizar y modernizar” el parque. La idea es aumentar las zonas verdes, eliminar barreras arquitectónicas, mejorar las áreas infantiles e instalar más iluminación. Posteriormente, desde el grupo del PP se pidió que el Ayuntamiento aplicara “políticas de atención prioritaria” ante la proliferación de personas sintecho durmiendo en el parque, y denunció que el “declive” de este espacio, otrora “pulmón de la capital”, era fruto de la “inacción municipal”.

Diario JAÉN
Jaén