Francisca Molina jura como subdelegada del Gobierno

Sanz destaca el trabajo coordinado con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad

28 dic 2016 / 12:07 H.

Francisca Molina juró ayer su cargo como subdelegada del Gobierno en Jaén en un acto institucional al que asistieron los ministros de Interior, Juan Ignacio Zoido, y de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y en el que estuvo arropada por el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, al que debe su incursión en la Política, y por algunos de los que, hasta hace poco más de una semana, eran compañeros de filas en el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de la capital. El acto de toma de posesión se celebró en la Delegación del Gobierno, en Sevilla; duró casi una hora y, junto a Molina, estuvieron los subdelegados del Gobierno del resto de provincias andaluzas. De los ocho, cinco se estrenan en el cargo. Son, además de Molina, que releva a Juan Bautista Lillo, los de las provincias de Cádiz, Agustín Muñoz; Granada, Francisco Fuentes; Huelva, Asunción Grávalos, y Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, mientras que repiten los representantes del Ejecutivo central en Almería, Andrés García Lorca; Córdoba, Juan José Primo Jurado, y Málaga, Miguel Briones.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, manifestó su “plena confianza en esta nueva etapa, que va a fortalecer el papel de las subdelegaciones en Andalucía como representantes del Estado en cada una de las provincias”. “Estoy convencido de que esta nueva etapa va a servir para que las subdelegaciones estén más presentes y activas en la cobertura de las necesidades de los ciudadanos, para aportar soluciones a los problemas y una buena gestión de las competencias del Estado en las comunidades autónomas”, además —añadió—, de en la labor que les corresponde de coordinación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En declaraciones a Europa Press, el delegado explicó que estos nombramientos se producen después de que él hubiera sido renovado en esta nueva legislatura como delegado del Gobierno en Andalucía, en el que lleva desde febrero de 2015. Y con ellos —señaló—: “El Estado fortalece su estructura con un gran equipo formado por personas con experiencia en el ámbito de la administración”.

La nueva subdelegada del Gobierno en Jaén es licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Granada; profesora titular de la UJA en el área de Filología Inglesa y, desde junio de 2011 hasta el pasado día 16, fue concejal de Educación en el Ayuntamiento de Jaén. Una competencia a la que, en junio de 2015, tras la pérdida de la mayoría absoluta del PP, sumó las de Cultura y Universidad Popular Municipal (UPM).

Experiencia no le falta, por lo tanto. Pero, según pudo saber este periódico, tanto el ministro de Interior, como el delegado del Gobierno en Andalucía señalaron a Molina “la importancia del trabajo coordinado con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad” y le desearon toda clase de éxitos, además de recordarle que tendrá a todo el Gobierno a su disposición para abordar y trabajar por solucionar los problemas de Jaén”. Igualmente, Zoido y Sanz tuvieron palabras para los antecesores de los nuevos subdelegados del Gobierno en las provincias andaluzas. “En el caso de Jaén, agradecieron la dedicación de Juan Lillo y su gran trabajo”, informaron las mismas fuentes.

En su alocución, el delegado del Ejecutivo central en Andalucía dijo que quiere “seguir apostando” por el trabajo conjunto de todas las administraciones. Máxime —reflexionó— en un mandato que —dijo— debe ser “de consensos, diálogo y acuerdo”. Por eso, insistió en que su objetivo será “reforzar y mantener la cooperación y la lealtad institucional, y evitar la confrontación, apostando por el diálogo para afrontar la solución de los problemas”.