Fernández de Moya solicita la baja temporal en el PP

La defensa sostiene que tenía delegadas sus competencias de contratación

12 oct 2019 / 11:16 H.

Una baja anunciada. Cuando a primera hora de la mañana se conocía que el antiguo teniente de alcalde del Ayuntamiento, con las siglas del PP, Miguel Ángel García Anguita, se daba de baja temporal, pronto las miradas recayeron sobre la decisión del que fuera alcalde por entonces, José Enrique Fernández de Moya. Y así fue. De esta forma, tras notificarse la confirmación del procesamiento de los nueve investigados en el caso Matinsreg, conocido también como el caso de las fuentes, el exsecretario de Estado de Hacienda informó en un comunicado de su decisión de darse de baja temporal de militancia del Partido Popular: “Ante estas circunstancias y a fin de no perjudicar la imagen del partido hasta la resolución y conocimiento de la sentencia que se dicte tras el juicio que deberá celebrarse”. Un juicio en el que sigue manteniendo su inocencia respecto al caso.

En el escrito de defensa del auto de la Sala Segunda de la Audiencia Provincial, se destaca que el Ministerio Fiscal pidió en su escrito de calificación que se exonerara a Fernández de Moya. Es más, el Ministerio Público estableció que “no existe ningún indicio” que revelara acuerdo o concierto previo entre el exsecretario de Estado con el resto de investigados. “No debe confundirse el conocimiento que el investigado pudo tener” con “el concierto previo para enriquecerse ilícitamente mediante la presentación de facturas inveraces por los servicios prestado”, incidía el escrito. Asimismo, el documento hace hincapié en que el auto “olvida” que el exalcalde, “en materia de contratación, tenía delegadas sus competencias, que no materializó la contratación por emergencia ni hizo acto alguno con referencia a la misma, ya que las órdenes de trabajo las dieron otros, alguno que curiosamente no ha sido llamado ni como testigo”, subraya.

Hay que recordar que el origen de esta causa surgió de la querella interpuesta por el grupo municipal socialista a finales de 2017 y en la que se apuntaba a pagos “inflados” a Matinsreg, empresa a la que supuestamente se había adjudicado “a dedo”, sin concurso previo, el servicio de las fuentes ornamentales en la ciudad, en una época en la que Fernández de Moya era alcalde, en 2012. El auto inicial recogía que Fernández de Moya como alcalde de Jaén “vino ordenando personalmente los pagos a realizar a dicha empresa en contra de los informes y reparos de legalidad que hacía recaer constantemente el interventor del Ayuntamiento”. Además, las facturas que la empresa pasaba al cobro recogían, supuestamente, trabajos que no se habían realizado, o a los que se incluían un número de horas y operarios que no se correspondía con la realidad y materiales cuyo precio en el mercado estaban muy por debajo de lo que luego desde Matinsreg facturaba al Ayuntamiento. De hecho, el perjuicio causado a las arcas del Ayuntamiento se situó entorno a los 4,2 millones de euros. Fernández de Moya fue acusado como presunto autor de los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias. En el escrito de acusación provisional, el PSOE pide once años de cárcel y el Ayuntamiento, seis.