Enésimo compromiso con el tranvía: que “ande” en 2020

El alcalde pide al presidente firmar el convenio y que reserve fondos

11 jul 2019 / 08:40 H.

Será 2020 el año en que, por fin, se ponga en marcha el tranvía? La pregunta sigue sin respuesta concreta, aunque la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento mostraron ayer su “determinación y compromiso” para que así sea. Es la principal conclusión de la reunión institucional entre el presidente de la Administración autonómica, Juan Manuel Moreno, y el alcalde de Jaén, Julio Millán, celebrada en San Telmo. Las dos partes coinciden en que hubo cordialidad y entendimiento. Así, el máximo responsable de la Administración autonómica aseguró que el objetivo es que haya una partida presupuestaria en 2020 para echar a andar el tranvía y que tiene la disposición para cerrar el convenio. “Hay un máximo interés por parte del alcalde y mío personal para que el tranvía funcione y se ponga en marcha lo antes posible. No está exento de problemas, pero tenemos que ser lo suficientemente audaces y leales para que se ponga en marcha”, indicó Moreno. “Tenemos la firme determinación de hacerlo el próximo año, para que el presupuesto de 2020 ya tenga las partidas pertinentes y agilizar los trámites para que pueda funcionar”, reseñó.

Por su parte, Julio Millán dijo que la disposición del Ayuntamiento es cerrar cuanto antes, “este mes a ser posible”, el convenio para comenzar a trabajar en la infraestructura de cara a su funcionamiento el año próximo: “Es un asunto que afecta a la mentalidad de los jiennenses, porque supondrá un revulsivo social y económico”, justificó.

Hasta aquí, las palabras que uno y otro pronunciaron en el Palacio de San Telmo, justo después de posar para las fotógrafos mientras se estrechaban las manos en señal de saludo. ¿Cómo se recorrerá el tramo virtual que va de las palabras a los hechos para que el tranvía “arranque” en 2020? Es aquí donde pueden surgir los problemas. El primer paso es firmar el nuevo convenio para ver cómo se paga la puesta en marcha de la infraestructura. En mayo de 2018, el entonces consejero de Fomento, Felipe López, el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, —ambos socialistas— y el anterior alcalde, Javier Márquez (PP) cerraron y presentaron un acuerdo que parecía definitivo: la Administración autonómica, con la colaboración de la propia Diputación, asumía el 75 por ciento de los costes de explotación, mientras que el Consistorio pagaba el 25 por ciento restante. Todo estaba a falta de las rúbricas. Sin embargo, la firma no llegó. El gobierno local esgrimió que esos costes de explotación debían incluir también la factura de la compra de los cinco tranvías, que paga en solitario el Ayuntamiento. La negociación se enquistó con los sucesivos procesos electorales (autonómicas, generales y municipales) y el tranvía volvió a quedarse en vía muerta.

Juan Manuel Moreno señaló que Marifrán Carazo, la consejera de Fomento, se pondrá en contacto con el alcalde para tratar de solucionar todos los aspectos que están por arreglar y abordar la agilización de los trámites necesarios. Julio Millán incidió en la necesidad de agilizar los plazos e, incluso, cerrar el acuerdo este mismo mes de julio. Eso daría tiempo de aquí a final de año para revisar el estado de la infraestructura y para incluir una partida en los próximos presupuestos de la Junta que permita la licitación, el arreglo de los posibles desperfectos, las pruebas y la puesta en marcha del tranvía. Son los “problemas” a los que se refirió Moreno Bonilla en su intervención y lo que provocan que haya que “acelerar” para cumplir los compromisos adquiridos con “el eterno tranvía”.