Actualizado
lunes, 17 junio 2019
21:04
h
URGENTE

En “guardia” pese a la bajada del nivel de polen

La Unidad de Alergología recomienda seguir con las medidas preventivas y los tratamientos
|
13/06/2019
  • SALUD. La floración del olivo no ha tenido esta primavera tantas consecuencias para los alérgicos.
    SALUD. La floración del olivo no ha tenido esta primavera tantas consecuencias para los alérgicos.

La Unidad de Alergología del Complejo Hospitalario de Jaén auguraba una primavera tranquila para los alérgicos y, aunque todavía hasta finales de junio puede producirse algún repunte, las previsiones parece que se han cumplido. “El año pasado se registraron los 5.560 granos por metro cúbico de aire y este 2019 la máxima ha estado en los 5.470”, explica la jefa de la Unidad, Blanca Sáenz de San Pedro, que recuerda que estas cifras están muy alejadas de las registradas entre 2013 y 2017, cuando los granos por metro cúbico de aire oscilaron entre los 14.000 y los 20.000. Dos años, así, que han supuesto un respiro, y nunca mejor dicho, para los alérgicos, sobre todo al polen del olivo, en una provincia que cuentan con más de 66 millones de estos ejemplares. Y esto se debe, en gran parte, a la ausencia de precipitaciones durante esta primavera.

Según los datos facilitados por el Complejo Hospitalario de Jaén sobre los niveles de polen registrados ayer, en el caso del olivo había 157 granos por metro cúbico de aire; 48 en el de las gramíneas y 61 de quercus.

Un nivel medio, ante el que, aun así, Sáenz de San Pedro recomienda a los alérgicos que no bajen la guardia y que continúen con las medidas preventivas y el tratamiento sintomático prescrito. De hecho, en la página web del Complejo Hospitalario de Jaén continuarán las mediciones de los niveles de polen, en una iniciativa que tiene como principal objetivo el de informar a los pacientes, a diario, sobre la situación para que puedan iniciar medidas físicas, como es evitar su contacto con el polen, y farmacológicas, como la toma de antihistamínicos o inhaladores.

A principios del mes de mayo se alcanzó ya el nivel extremo, y en tan solo una semana se ha pasó de los 209 granos por metro cúbico de aire —registrados el pasado 30 de abril en el que suponía ya un nivel alto— a los 2.101 del día 7. La cifra récord fue la del viernes 17 de mayo, cuando se llegó a los 5.470 granos por metro cúbico, catalogado como extremo. Asimismo, ese día también se registró el récord en los valores del quercus (360) y las gramíneas (160).