Emoción y sencillez en el corazón

José Ibáñez Muñoz ofrece un discurso en el que reflejó su complicado año

22 mar 2021 / 12:09 H.
Ver comentarios

Estas líneas deberían haber sido escritas hace justo un año, al igual que José Ibáñez debería haber subido al estrado para leer su pregón. Sin embargo, las cosas no siempre salen como uno quiere y eso es algo que los cofrades vuelven a comprobar un año más. De nuevo, las imágenes no volverán a salir a la calle, pero esto no quiere decir que la Semana Santa no se pueda vivir porque, tal y como expresó el pregonero de este 2021, José Ibáñez, Jesús está con sus cofrades aunque no haya procesiones.

Ibáñez arrancó señalando que tras el último año no es el mismo y que, por ello, el pregón que preparó para el 2020 queda guardado para él y tocaba hacer un o nuevo que, en esta ocasión, ha costado mucho más. Y es que, estar al frente como enfermero durante el último año en la Unidad Covid ha removido muchos sentimientos, algunos de ellos difíciles y oscuros, pero ha sido siempre en su fe donde ha encontrado la luz y las ganas por seguir adelante ante una realidad que día a día se volvía más aciaga y en la que despedían a personas que, lamentablemente, en algunos momentos llegaron a parecer solo números. Pero para él y sus compañeros no y eso quedó patente al esbozar las lágrimas al recordar a todos los que han perdido la vida tras la pandemia.

El aplauso llegó en ese momento y José Ibáñez se centró en su devoción, en las imágenes de la pasión que más le marcaron desde su niñez y que forman parte de su vida como devoto y cofrade de la Semana Santa jiennense. A su vez, tuvo tiempo de acordarse de los suyos, de su familia, apuntando la importancia de sus abuelos y su tío, explicó cómo y por qué se hizo hermano de El Silencio, habló de sus compañeros del mundo cofrade y amigos. También tuvo tiempo de expresar en palabras lo que, para los oyentes, fueron imágenes exactas de la salida procesional de imágenes como la de la Santa Cena. Con estas palabras, el pregonero ayudó a los asistentes a imaginar en sus cabezas momentos muy especiales de una Semana Santa única en un pregón que, como el mismo Ibáñez señaló, sería humilde y sis florituras ni versos, porque él no es así. Él, ante todo es un sanitario, una persona que busca a Jesús en su camarín.

Juan josé Armijo montesinos, vocal de Pasión de la Agrupación de Cofradías:“Una corriente parece querer replegar nuestra fe al fondo del cajón. La pandemia no ayudó mucho, pero por ello, este acto tiene más sentido que nunca”.

Juan josé Armijo montesinos, vocal de Pasión de la Agrupación de Cofradías: “Tenemos que avanzar en esta situación tan extraña, pero tenemos que estar ahora, más que nunca vivos los cofrades en nuestras hermandades”.

Francisco Sierra Cubero, presidente de la Agrupación de Cofradías: “Esperaba un pregón evangelizador y espiritual, pero, evidentemente, me he quedado corto y, reconozco que no sé muy bien que decir tras haberlo escuchado”.

Julio Millán muñoz, alcalde de Jaén: “Quiero detenerme y dar las gracias a todos los cofrades que han visto que su trabajo se quedaba parado por la pandemia. Volverán los días pasados y volverá el fervor a las calles”.

Amadeo Rodríguez Magro, obispo de Jaén: “Para nosotros el amén es muy especial y yo ante todo el pregón solo puedo decir amén, amén, amén. Me siento muy orgulloso de ser Obispo de esta diócesis por personas como tú”.

Jaén