El Supremo condena a 23 años de cárcel a un depredador sexual

El acusado agredió a 2 menores que conoció en Tuenti

22 jun 2020 / 12:17 H.
Ver comentarios

La red social Tuenti todavía existía. Onomesino (este es un nombre ficticio) abrió un día su perfil y, entre las notificaciones, había una petición de amistad de un chico joven, más o menos, de su misma edad y, aunque dudó, terminó por aceptarla. Él y otros siete menores más recibieron también una solicitud muy parecida. Pero ninguna de estas procedía de un chico o chica de su misma edad. Estos perfiles falsos correspondían a un hombre, oriundo de Cazorla, que se hacía pasar por jóvenes para conseguir imágenes de contenido sexual de los menores. Una “relación” cibernética que, en dos casos, llegó a convertirse en una agresión sexual y otro en un intento de corrupción de menores. Estos hechos lo sentaron al jiennense en el banquillo de la Audiencia Provincial de Alicante, donde, tras un recurso de casación presentado ante la resolución inicial, le condenaron a 23 años y 9 meses de prisión.

La sentencia en la que se recoge el procedimiento elevado al Tribunal Supremo, donde se cuenta cómo, entre el año 2012 y 2013, el acusado repitió, según las declaraciones de los 8 menores, el mismo “modus operandi”. Contactaba a través de la red social Tuenti con los menores haciéndose pasar por otra personas (a veces un chico y otras una chica) y, tras ganarse su confianza, les pedía imágenes y/o vídeos de contenido sexual. De los ocho, con tres de ellos tuvo encuentros en persona, produciéndose una agresión sexual a dos de los menores bajo coacción (les amenazó con difundir las fotografías que le enviaron entre sus amigos y familiares); el tercero pudo escapar. Fue, gracias a la colaboración del primero de los menores agredidos que la Guardia Civil pudo dar con el acusado. Sin embargo, cuando le encontraron, el hombre se dio a la fuga en su vehículo —al parecer— sin percatarse de que uno de los agentes tenía uno de los brazos dentro de la ventanilla, por lo que fue arrastrado durante cinco metros, provocándole numerosas lesiones de las que tardó en recuperarse 284 días.

Estos hechos llevaron a la Audiencia Provincial de Alicante a condenarlo a un total de 38 años y 9 meses de cárcel. Sin embargo, la defensa presentó un recurso de casación administrado por el Tribunal Supremo con el que consiguió que le rebajaran la pena a 28 años y 9 meses. Contra esta sentencia ya no cabe ningún recurso y sienta jurisprudencia.

Diario JAÉN
Jaén