Actualizado
lunes, 22 julio 2019
00:54
h
URGENTE
  • CALLE JUANITO VALDERRAMA. Entrada del Spa Cuídate Natur, que cerró sus puertas a mediados de marzo.
    CALLE JUANITO VALDERRAMA. Entrada del Spa Cuídate Natur, que cerró sus puertas a mediados de marzo.

El Juzgado de lo Mercantil de Jaén ya tramita el concurso de acreedores al que se ha acogido la sociedad Spa Cuídate Natur. Se trata de un balneario urbano, que estaba ubicado en la calle Juanito Valderrama de la capital jiennense y que cerró sus puertas el 19 de agosto. El cese de la actividad dejó “enganchados” a decenas de clientes del negocio, que habían adquirido productos por adelantado y que no pudieron disfrutar. Se trata de pequeñas cantidades, que oscilan entre los 50 y los 200 euros, según informan los propios afectados, que se agruparon a través de redes sociales para hacer un frente común y presentar una reclamación colectiva a la entidad: “Yo pagué 150 euros por un circuito que incluía masajes y baños termales. Lo compré a mediados de febrero. Cuando quise ir para gastarlo, me encontré que la puerta estaba cerrada y que solo nos daban largas”, afirma uno de los perjudicados, que no ha recuperado ni un solo céntimo.

A raíz de que los afectados hicieran pública la situación, la empresa emitió un comunicado en el que pedía “paciencia” a los clientes, ya que estaba tramitando los reconocimientos de deuda y la devolución del dinero a aquellos clientes que contrataron productos y que no pudieron disfrutar de los servicios debido a la clausura de las instalaciones. En esa nota, responsables del Spa Cuídate Natur aseguraron que estaban tramitando todo el procedimiento “de la forma legalmente correspondiente”.

Lo que la sociedad ha hecho ha sido presentar la declaración de un concurso voluntario de acreedores —se trata de la figura de la antigua quiebra—. Con este proceso, la empresa se pone en manos de la Justicia porque sufre una crisis financiera grave y no puede hacer frente a sus deudas. Es el juzgado, a través del nombramiento de los administradores concursales, el que se hace cargo de la dirección de la firma para hacer frente a los pagos de forma ordenada. Es lo que ocurre en el caso del Spa Cuídate Natur. Las fuentes judiciales consultadas explican que esta empresa tiene créditos bancarios pendientes por valor de unos 160.000 euros. También debe hacer frente a las indemnizaciones de algunos trabajadores que fueron despedidos y a los que no se les abonó la compensación que marca la ley. Y, por último, están los clientes que se quedaron “colgados”. La administración concursal les ha enviado la documentación para que, en el plazo de un mes, comuniquen su comunicación de deudor y justifiquen documentalmente la existencia de dicha deuda.

Una de las labores del concurso es inventariar todos los bienes que pueda tener la empresa, tanto económicos como materiales, para hacer frente a los acreedores y pagarles de forma ordenada. De forma paralela, afectados se agruparon para interponer una reclamación colectiva.