El PP, entre el subidón del PSOE y el tirón de Cs

El alcalde popular ansía seguir, con un partido tocado en España, mientras que el voto naranja se percibe clave

10 may 2019 / 08:30 H.

Las ideas preconcebidas pueden quedar en nada cuando se trata de votar, pero, en el arranque de la campaña de las municipales del 26M se da por seguro que el voto en la capital estará muy fragmentado y que el bastón de mando lo cogerá quien mejor negocie en la polarizada Corporación que se espera. En la política también hay otras máximas, como que no es lo mismo elegir al alcalde o alcaldesa que al presidente del Gobierno o de la Junta, pero, en esta ocasión, la campaña de las municipales echa a andar cuando todavía se piensa en la espectacular subida del candidato socialista Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, en las generales del pasado 28 de abril, y con un PP en horas bajísimas al que le quieren comer la tostada Ciudadanos y Vox. En la primera ciudad de la provincia el vuelco electoral tuvo su reflejo. Si en 2016, en las anteriores generales, al PP, lo respaldaron 27.903 ciudadanos, el 28A cayeron hasta los 15.364. Por el contrario, al PSOE lo votaron 16.306 hombres y mujeres por 20.743 en el último domingo de abril. Con este panorama, se entiende perfectamente el mensaje del alcalde y candidato del PP, Javier Márquez, que quiere seguir en el cargo: “Es más necesario que nunca poder contar con una mayoría que dé la estabilidad". “Solo así podremos continuar trabajando para impulsar la actividad económica, generar empleo y conseguir más inversiones públicas y privadas", palabras cristalinas, con las que el cabeza de lista popular, en cuya foto de perfil de sus redes sociales no aparece el logo de su partido, pidió que no se fragmente el voto de la derecha. Por la mañana, su presidente provincial, Juan Diego Requena, en un acto con candidatos en el que no estaba Márquez, prometió “asaltar la Diputación”.

“Hay un consenso social de que Jaén necesita un cambio y ese cambio solo puede venir de la mano del PSOE. Es el único partido que puede hacerlo además con garantías, que es lo que nos pide la ciudadanía”, aseguró Julio Millán, candidato a la Alcaldía por el PSOE. La campaña electoral la comenzó en la Casa del Pueblo, en el barrio de San Andrés, un cuartel general que prometió que recuperaría tras vencer las primarias que le convirtieron en secretario general. Millán tiene una lista muy renovada, solo mantiene a Carlos Alberca y África Colomo del actual grupo municipal. Su reto es recuperar el Gobierno local que su partido no tiene desde hace 8 años y una baza, airear la mala imagen que proyecta la ciudad, gobernada durante la mayoría de la etapa democrática por los populares, que se sitúa como la más endeudada de España, de las que más población pierde y hasta la más sucia. La supuesta trama de corrupción urdida en por antiguos responsables municipales del partido conservador, que les harán sentarse en el banquillo, le ha servido y le servirá de munición contra los populares también.

Cs fue la tercera fuerza más votada en las municipales de 2015 y sus votos fueron clave para que hubiera un alcalde del PP. Después, el grupo se perdió como lágrimas en la lluvia, al subirse el sueldo, con el respaldo de los populares, que tenían minoría simple. Una maniobra que olió mal a su directiva. De aquel naufragio quedaron tres ediles no adscritos Iván Martínez, que terminó de vicepresidente de la Sociedad Municipal de la Vivienda y, de facto, como el concejal número 13 del PP; Víctor Santiago, que tiene ahora un partido propio, Libres, que ayer puso en marcha su campaña para las municipales, y Salud Anguita. Esta última, que comenzó en la órbita del Partido Andalucista en Torredonjimeno, se hizo de Vox. Desde su puesto de miembro de la Corporación sin grupo abrió la puerta del pleno a los planteamientos de la fuerza de ultraderecha en contra de la “ideología de género”, que niega la existencia de una violencia machista específica, y otras propuestas, que defendieron altos cargos de la fuerza que preside Santiago Abascal y a los que cedió su turno de palabra. Finalmente, se confirmó como candidata a la Alcaldía y, en un acto en la Plaza de las Batallas, se presentó en sociedad en la tradicional noche de pegada de carteles, junto al resto de candidatos de esta opción.

En esta ocasión, Ciudadanos apuesta por la exlider vecinal María Cantos, que protagonizó un acto íntimo” en la recién estrenada sede del partido, en el Gran Eje, en la que la acompañó la parlamentaria andaluza Mónica Moreno. Se percibe que el voto naranja puede ser determinante el próximo 26M. “Comienza la cuenta atrás para cambiar el rumbo de Jaén”, dijo. Cantos alardea de contar con un gran respaldo de los colectivos locales y que gracias a ellos tiene un programa electoral que considera ganador.

En la Plaza de Santa Isabel, Mar Rodríguez se presentó como candidata de Jaén, Sentido y Común, la nueva marca de Jaén, Sentido y Común, que, en el mandato que expira, acumuló un gran patrimonio en la política local gracias a la fiscalización férrea al Gobierno local y a las empresas concesionarias. “Tenemos un objetivo claro: vencer a los responsables de las políticas de castigo y recortes que hemos tenido que sufrir la ciudadanía de Jaén y al mismo tiempo, rescatar al Ayuntamiento”, aseguró.

Entra en escena también Adelante Andalucía, la confluencia entre Podemos e IU. Jaén, Sentido y Común no llegó a sumarse a esta opción y unos y otros se echan la culpa. Más allá de esta fase previa, queda por ver si una y otra propuesta se solapan o cada una logra su espacio. La alcaldable, Lucía Real, dejó claro: “Se puede hacer política de otra manera, queremos una ciudad verde, feminista y plural”. Entre sus prioridades, remunicipalizar servicios.