El ministerio de Montoro saca los colores a los morosos jiennenses

El Real Jaén y Hermanos Molina, entre las personas jurídicas con deudas

    24 jun 2017 / 13:10 H.

    El ministerio de Hacienda que dirige el jiennense Cristóbal Montoro, del que depende la Agencia Tributaria, en manos de su paisano, el que fuera alcalde de la capital José Enrique Fernández de Moya, tras su nombramiento como secretario de Estado, elabora una nueva lista con las personas físicas y jurídicas que incumplen sus obligaciones con el fisco, que no hacen caso del famoso dicho que recuerda aquello de “Hacienda somos todos”. En el documento hecho público, con fecha 22 de junio, hay 4.549 anotaciones, de las que, al menos, una quincena, hacen referencia a personas jurídicas jiennenses; en este apartado, las consignadas en total son 4.211, junto a las 338 personas físicas que, con nombres, apellidos y documento nacional de identidad, aparecen en los papeles. Tras revisar la lista de morosos, el mayor de los pufos con sello jiennense localizado es el de Refinería Agrícola Española, que asciende a 2.899.674,50 euros. Esta firma está vinculada al empresario Enrique Fuentes Ibáñez, conocido por sus problemas con el erario público y por su relación con algunas mediáticas estafas en este sector. También tiene lazos con otra de las firmas cuyo nombre hace público Hacienda, como Oleonostrum, con impagos por valor de 1.837.203,09 euros.

    El de Fuentes Ibáñez no es el único nombre conocido del listado. El Real Jaén Club de Fútbol, como prueba de su profunda crisis institucional y deportiva, es uno de los equipos españoles en números rojos, con obligaciones con la Agencia Tributaria que se acercan al millón y medio de euros. En honor a la verdad, aunque señalado por el ministro Montoro, hay clubes que están bastante peor que el de la capital jiennense. La Unión Deportiva Salamanca adeuda casi nueve veces más y las trampas del decano del balompié español, el Recreativo de Huelva, Unió Esportiva Lleida, el Murcia y el Xerez están en unos valores igual de escandalosos, al superar los diez millones.

    El documento de Hacienda ofrece una foto fija de los efectos de la crisis en la provincia jiennense. Entre las que acumulan deudas, hay dos empresas cerámicas, Alcalá Villalta, de Bailén, que tiene que hacer frente a un incumplimiento de sus obligaciones tributarias que asciende a 1,5 millones y, como paradigma de la caída de una industria que fue vital para un municipio jiennense, Syre, sucesora de Gres de Vilches. Esta sociedad entró en liquidación hace ya más de una década, con el consiguiente varapalo para la economía local, y aún tiene que hacer frente a una deuda que supera los dos millones. Más claro todavía queda la desaparición progresiva del tejido productivo provincial al encontrar entre los morosos a Industrias Agroalimentarias Hermanos Molina. En esta fábrica de la capital, de la que queda poco más que ruina, junto a la carretera vieja de Bailén, llegaron a trabajar más de un millar de personas. En 2004 comenzó su cuenta atrás y, de aquellos polvos, quedan unos lodos que, entre otras cuestiones, representan una deuda con Hacienda de 1,2 millones de euros. Automoción Jaén S. A. es otro ejemplo de la mala coyuntura económica, ya que se mantiene entre los deudores con las arcas públicas, como ya le ocurrió en 2016.