El Mercado de San Francisco se rebela ante su “liquidación”

Los industriales de la plaza creen que el plan de peatonalización, tal y como está planteado, les dejará aislados

29 ago 2017 / 10:22 H.

Es e l primer paso y confían en que tenga que ser el último. La Asociación del Mercado de San Francisco, que representa a los 150 industriales que dan vida a este lonja, en el corazón de la ciudad, se planta ante el proyecto de peatonalización del centro que, por el momento, es la principal apuesta del equipo de Gobierno que dirige Javier Márquez. Lo hace con unos carteles, a la vista de los clientes, en los que advierten que esta idea les puede llevar a la ruina. Tras reunirse con el regidor, con concejales, con otras asociaciones y con partidos de la oposición, a estos pequeños empresarios no les salen las cuentas sobre cómo se evitará que los coches circulen en la manzana comercial e histórica y, sobre todo, no entienden cómo se logrará que sus negocios no se queden aislados. Si todo sale según lo previsto, explican desde la junta directiva de la entidad, se alejarán de buena parte de sus más fieles clientes, los que residen en la zona sureste de Jaén y en el casco antiguo. Les será difícil llegar en su coche, al tener que dar un mayor rodeo, y también en transporte público.

A esta complicación para los que ya compran allí, se une el hecho de que la calle Los Álamos, tal y como está planteada, recuerdan, recogerá mucho más tráfico. Y es que se convertirá, prácticamente, dicen, en la única opción para bordear el área que queda comprendida entre Madre Soledad Torres Acosta y la Diputación Provincial. Esta modificación transformará la vía y tienen dudas sobre cómo asumirá un aumento de la circulación tan importante. Otra de las claves el aparcamiento disponible. El “parquing” del mercado, lamentan, no está bien. Más allá de lo ocurrido la semana pasada, cuando se inundó, según el Ayuntamiento, por una avería eléctrica, necesita una profunda mejora. Una intervención de calado sobre la que no hay noticia . Otro de los miedos del mercado es, llegado el caso, que las obras necesarias comiencen, a las puertas de la campaña navideña. En esa fase embrionaria, advierten, si implica la caída de ventas, ya es posible que algún comerciante, la mayoría de ellos autónomos, se quede por el camino al no poder asumir posibles pérdidas.

Como la Federación de Vecinos OCO, a la Asociación del Mercado de San Francisco lo que le intranquiliza, sobre todo, es la “indefinición” de este programa estrella del equipo de Gobierno, con más dudas, juzgan, que certezas. “No somos especialistas, pero creemos que ellos tampoco”, critican.