El elegido es Rafael Morales

El magistrado consigue el respaldo mayoritario del Consejo del Poder Judicial

26 ene 2018 / 08:52 H.

Rafael Morales estaba firmando su tercera sentencia de la mañana cuando le sonó el teléfono. Desde el otro lado de la línea, lo saludó la jefa de gabinete de Carlos Lesmes, el presidente del Consejo General del Poder Judicial. Fue ella quien le comunicó oficialmente que acababa de ser designado nuevo presidente de la Audiencia Provincial de Jaén. “Mi despacho se llenó enseguida de compañeros, que vinieron rápidamente a felicitarme. Les pedí un minuto, porque tenía que llamar a mi padre para decírselo”, asegura este magistrado nacido en Loja en 1961, pero que ha desarrollado prácticamente toda su carrera en la provincia de Jaén. “Sé que él está mucho más orgulloso que yo”, explicó Morales, quien también se acordó de su madre Pepa, fallecida hace unos años, de su esposa Yolanda y de sus tres hijos (Rafa, Rocío y Lucía). “Esto es para todos ellos, porque siempre han estado ahí. Soy de una familia muy humilde y mis padres se partieron la cara para que yo y mis hermanos progresáramos en la vida”, señaló.

Rafael Morales era el gran favorito en la votación. Obtuvo el apoyo de 18 de los 20 miembros del pleno del Poder Judicial. La otra aspirante al puesto, la magistrada jiennense María Esperanza Pérez Espino, recibió un voto, mientras que el vocal Álvaro Cuesta no asistió. “Estoy orgulloso y satisfecho, pero también muy responsabilizado. Para mí supone el culmen de mi trayectoria profesional, pero soy consciente de que queda mucho por hacer”, aseguró el flamante presidente para añadir: “Mi manera de ver este puesto es muy clara: son cinco minutos de gloria y cinco años de trabajo”.

Rafael Morales cumplirá tres décadas en la carrera judicial el próximo año. Su primer destino como juez fue Martos en 1989, desde donde fue destinado a Santa Fe. Con el ascenso a magistrado, llegó su traslado a Badajoz en 1991 y, un año más tarde, obtuvo plaza en Jaén, en concreto en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1. En 1998, obtuvo destino en el Penal número 3, en el que permaneció hasta 2005. En esa fecha, se incorporó como magistrado a la Sección Segunda de la Audiencia, en la que estuvo hasta 2014, cuando pasó a la Sección Primera. Rafael Morales también fue juez decano de Jaén, entre 1999 y 2005, y fue miembro electo de la Sala de gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en dos ocasiones. En noviembre de 2013, fue distinguido con la Cruz de San Raimundo de Peñafort.

El nuevo presidente de la Audiencia confía en continuar la buena labor de sus antecesores en el cargo, Juan Ruiz Rico, Pío Aguirre Zamorano, al que considera su “padrino”, y Elena Arias-Salgado Robsy. “Ellos me han dejado el listón muy alto”. No obstante, Morales Ortega tiene muy claro cuál debe ser su principal prioridad para los próximos cinco años de mandato: “Hay que acabar como sea con la actual dispersión de los órganos judiciales. Necesitamos que todos los juzgados estén en una única sede”, aseguró. También intentará que el Juzgado de Familia tenga dedicación exclusiva a esos asuntos para paliar la enorme carga de trabajo que soporta.

Con esa hoja de ruta marcada, el nuevo presidente de la Audiencia Provincial asegura que comenzará a trabajar “desde el primer minuto por el ciudadano”. “Me hice juez precisamente por eso, porque lo bonito de mi profesión es acostarse sintiéndose útil a los demás”, concluye.