El Ayuntamiento estudia reducir las terrazas de Deán Mazas

La idea es que la reforma esté ultimada la semana que viene, a falta de “remates”

04 oct 2018 / 12:04 H.

El Gobierno local, junto al concejal no adscrito y vicepresidente de la Sociedad Municipal de Vivienda y Suelo (Somuvisa), Iván Martínez, tiene previsto reunir a los hosteleros de la Plaza Deán Mazas para comunicarles la nueva reorganización de este espacio, una vez que concluyan las obras. Por partes. La reforma, como anuncia el edil, al que la Alcaldía encomendó canalizar las demandas y la información municipal con los empresarios de la zona, explica que la mesa de trabajo es precisa porque el fin del grueso de la reforma es inminente. De otro lado, el encuentro es crucial, puesto que se expondrá a los responsables de los bares y pubes una idea de la Administración local que pasa por reducir el espacio destinado a los veladores. “Tiene que quedar muy claro que no se colocarán más mesas, si acaso, se reducirá el espacio que ocupan las terrazas”, aclaró Martínez que, ayer, a pie de obra, seguía la evolución de la reforma de este rincón del centro histórico.

A los empresarios, el equipo de Gobierno, les dijo en un primer momento que la intervención estaría concluida el próximo sábado, día 6 de octubre. No será así, como aclaró el número 2 de Somuvisa que, eso sí, garantizó que la mayor parte de la remodelación estará lista para la semana próxima, siempre, con la idea de que el estreno coincida con el comienzo de la Feria de San Lucas, que arranca el próximo día 13 y se prolonga hasta el 21. Con este plan de trabajo, se prevé dejar lista toda la plaza, con el nuevo granito colocado desde las fachadas de Alfredo Cazabán hasta los pies del Palacio de los Vilches, con la arboleda, incluida los famosos magnolios que se retiraron cuando la reforma de la Plaza de Santa María, plantada también. Quedan remates, pero no se acometerán hasta después de las celebraciones locales. Estos trabajos, en los que, según el edil, apenas se invertirán diez días, se acometerán en la franja de calle que pasa por delante de Hacienda y llega hasta el hotel, donde posiblemente, se opte por extender una capa de hormigón y vallar, como solución provisional una vez abierta Deán Mazas, mientras se pavimenta. También hay que instalar canalizaciones junto al banco, entre otras tareas. ¿Y que opinan los empresarios? No se creen los plazos y temen que la obra, que arrancó a comienzos de julio rodeada de suspicacias y polémica, se prolongue hasta entrado noviembre. “Tenían que haber estado concluidas el pasado 20 de septiembre”, sostiene uno de ellos, preocupado por los efectos negativos que genera un proyecto que se alarga más allá de los estrictamente necesario. “Las obras son las obras, pero hay que ser ágiles y dotarlas del personal y los medios adecuados”, argumenta el responsable de uno de los establecimientos. Cada día que pasa, lamentan, se resiente la actividad económica, lo que se traduce en algunos cierres, ya consumados, y en otros que pueden ser inminentes. Los cambios previstos en Deán Mazas tienen un presupuesto de 163.000 euros, de los que el 70% lo pone la Diputación y el resto el Ayuntamiento, promotor de la intervención.