Desarrollan un bioplástico transparente a partir de desechos del olivar

Investigadores de la Universidad de Jaén y la Fundación Andaltec logran un producto que permitiría una elaboración más económica y sostenible

19 may 2024 / 07:00 H.
Ver comentarios

Todo un avance fruto de la colaboración de la Universidad de Jaén y la Fundación Andaltec. El equipo de investigación de ambos centros ha obtenido un plástico desde los desechos del olivar, con características similares a las de cualquiera de origen no residual, apto para el envasado de alimentos. El modelo conseguido mejora el proceso, simplifica etapas y optimiza los tiempos de producción, de forma que, se realiza un tratamiento más económico y sostenible. Un trabajo que ha sido financiado mediante el proyecto BioNanocel de la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación de la Junta de Andalucía a través de Fondos FEDER.

Los investigadores han confirmado la estabilidad térmica del producto, lo cual lo convierte en un buen candidato para fabricar biofilm transparente y para su procesamiento con tecnologías convencionales en otros productos plásticos. La investigación se ha dado a conocer en el artículo “Production and characterization of cellulose acetate using olive tree pruning biomass as feedstock”, publicado por la revista Biofuels, Bioproducts and Biorefining. Según el mismo, la obtención del polímero a partir de los residuos de la poda podría aplicarse a múltiples usos. ”El olivar andaluz podría convertirse, así, en el principal proveedor de materia prima para la fabricación de bioplásticos en España”, indica a la Fundación Descubre, organismo dependiente de la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación, María Dolores La Rubia, investigadora de la Universidad de Jaén y autora del artículo.

Esta es una buena noticia para una provincia cuyo 85% de tierra cultivada está dedicada al olivar y que se trata de su principal motor económico. Hasta el momento, los subproductos que se han podido obtener de la poda han servido para compostaje, generación de biomasa energética e incluso como cobertura del suelo para retener la humedad y controlar malas hierbas. Su uso como material para la fabricación de plástico sería mucho más rentable, tanto para agricultores como para fabricantes. Asimismo, es un material disponible de manera constante, ya que es una práctica que se debe realizar cada año y que produce toneladas que nutrirán sobradamente la demanda de producción.


Jaén