URGENTE
  • DAÑOS. El vehículo de alta gama en el que viajaban los detenidos se encuentra en el depósito policial.
    DAÑOS. El vehículo de alta gama en el que viajaban los detenidos se encuentra en el depósito policial.

Fue una persecución como las que se ven en las películas, con automóviles por la autovía A-44 y por la antigua Nacional 323 “a 160 kilómetros por hora”. Comenzó en la capital y terminó más de 50 kilómetros después, en uno de los accesos de Linares. Allí, siete coches patrulla de la Policía y de la Guardia Civil lograron interceptar a un vehículo en el que viajaban cinco hombres. Todos acabaron en los calabozos de la Comisaría, acusados de delitos de conducción temeraria y, también, tenencia ilícita de armas. Y es que, presuntamente, los detenidos arrojaron dos armas en su escapada, en concreto, una pistola y una escopeta. Cuatro de los arrestados quedaron ayer en libertad con cargos. El quinto, el conductor del coche, fue enviado a prisión preventiva.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado miércoles, cuando una “zeta” de la Policía Nacional patrullaba por las inmediaciones del Hotel HO Ciudad de Jaén. Los agentes vieron que un coche de alta gama que estaba justo delante de ellos hizo un movimiento extraño al percatarse de su presencia. Los policías decidieron seguirlo. El vehículo se dirigió hacia el nuevo polígono. En un momento dado, el conductor dio un acelerón y apagó las luces. Empezó la persecución, sin que el coche hiciera amago alguno por detenerse. La patrulla avisó de lo que estaba pasando a la sala del 091, que coordinó una “operación jaula”. Patrullas de la Comisaría de Linares y de la Guardia Civil se unieron al operativo.

El vehículo en el que viajaban los detenidos circuló por la antigua Nacional 323 hasta Mengíbar, donde se incorporó a la autovía. Los agentes que iban detrás constataron velocidades por encima de los 160 kilómetros por hora. Finalmente, la interceptación se produjo en las inmediaciones de Linares, ya que con siete vehículos policiales en la intervención. En un primer momento, cuatro de los ocupantes intentaron escapar a pie. El único que se mantuvo dentro del coche fue el conductor. Los agentes se abalanzaron sobre ellos y lograron reducirlos y detenerlos. Tuvieron que sacar sus armas reglamentarias a efectos intimidatorios, tal y como se recoge en el atestado. Fueron momentos de muchísima tensión y riesgo.

Durante la escapada, los policías vieron cómo los ocupantes habían arrojado algo por la ventanilla del coche. Ya por la mañana, con la luz del día, realizaron una batida. No tardaron mucho en encontrar una pistola. Poco después, los empleados de una gasolinera cercana a Jaén capital avisaron a la Guardia Civil de que habían hallado una escopeta tirada en el suelo. Presuntamente, la arrojaron los detenidos durante su escapada.

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) se ha hecho cargo de la investigación de los hechos. Se trata de averiguar si los arrestados, que son vecinos de Granada, están involucrados en algún asunto turbio.