Actualizado
miércoles, 19 junio 2019
23:34
h
URGENTE

Al volante de un autobús con el móvil y un cigarrillo

El Ayuntamiento exige a Castillo explicaciones por una conducta que la concesionaria investigará
  • PELIGRO. Con la mano del cigarro en el volante y en la otra el teléfono.
    PELIGRO. Con la mano del cigarro en el volante y en la otra el teléfono.

Con la intención de denunciar un “lamentable episodio” que no solo “puso en riesgo” la vida del conductor, sino también la de los pasajeros que usan el servicio de transporte urbano de la capital, que tiene adjudicado la empresa Autobuses Castillo, un usuario captó un vídeo en el que se ve como, según él, un chófer maneja el volante mientras fuma y habla por teléfono. Son 13 segundos de grabación, que no dejan lugar a duda. Según el autor, que se puso en contacto con este periódico y prefiere permanecer en el anonimato, las imágenes fueron registradas a las 14:27 horas, el pasado sábado 5 de enero, desde los primeros asientos de la Línea 4, la que realiza el trayecto entre el barrio de La Glorieta y el centro comercial de La Loma. En concreto, como apunta el denunciante, el vehículo articulado, que mide en torno a unos 18 metros, transitaba por las curvas de la Ronda Sur, también conocida popularmente como la Carretera del Colesterol. La limitación en este sinuoso trazado está fijado a 50 kilómetros por hora. En el interior del coche de línea se encontraban, como dice, una decena de personas, entre ellas, algunos bebés en sus carritos. La presencia de los niños fue la que llevó a este ciudadano a dejar constancia de lo que ocurría, lo que le indignó en esta ocasión, aunque sostiene que no es la primera vez que es testigo de “alguna barbaridad”. “He visto a conductores fumando, hasta yo cuando lo hacía me he echado un pito en algún trayecto, lo reconozco, también hablando por teléfono, pero las dos cosas al mismo tiempo, no”, asegura este jiennense.

Al conocer la existencia de este vídeo, el propietario de la empresa concesionaria del servicio público, José Castillo, dejó claro que este tipo de comportamientos está “totalmente prohibido” y anuncio que, cuando se conozca la identidad de este trabajador, se tomarán las correspondientes medidas disciplinarias. Preguntado por este hecho y, una vez visto el vídeo, el concejal de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transporte, Juan Carlos Ruiz, explicó que, de inmediato, el Ayuntamiento, como responsable del servicio y de velar por su correcta prestación por la concesionaria, abrirá un expediente. Aunque, como apunta al edil, no le corresponde a la Administración local imponer posibles sanciones a este empleado, sí tiene la potestad de solicitar que se depuren las responsabilidades correspondientes, lo que, tal y como dejó claro, se hará.

Lo ocurrido tiene otra vertiente, ya que la grabación será analizada por la Policía Local, al tratarse, aparentemente, de una flagrante infracción de las normas del tráfico. Los agentes del Cuerpo, tal y como apuntó el edil, no fueron testigos de esta conducta, lo que hubiera supuesto una multa al conductor, pero sí pueden tratar de conocer la identidad de este profesional del transporte para obrar en consecuencia, si, finalmente, se confirma este comportamiento tan peligroso al volante. También es posible que el denunciante les haga llegar las imágenes y aporte los datos, lo que facilitaría todavía más las pesquisas.

En cualquier caso, el responsable municipal fue tajante al afirmar que no se trata de una conducta generalizada de la empresa concesionaria que, cada año, utilizan unos cinco millones de personas. El edil, eso sí, es consciente de que cualquier problema que afecte a esta prestación tiene una gran repercusión mediática y es usada como munición política, contra el Gobierno local, por los partidos de la oposición. De hecho, es recurrente que tanto el PSOE como Jaén en Común acusen a los responsables municipales de dejación de funciones, y reclamen el rescate del servicio, por no velar para que el transporte urbano sea de calidad y garantizar los derechos de todos los usuarios.

De ir al juzgado por los tornos ilegales a “dejar tirado” al barrio de Las Infantas

Hace algo más de un año y, después de más de medio siglo en servicio, los autobuses urbanos jiennenses eliminaron los tornos, un sistema de control de entrada de viajeros que se mantuvo, durante prácticamente todo 2017, instalado en la flota de la empresa concesionaria, Herederos de José Castillo, incumpliendo la normativa vigente. Fue Jaén en Común (JeC) quién aireó esta ilegalidad, lo que derivó en una investigación judicial y el Ayuntamiento, aunque el pleito quedó archivado, se vio obligado a reaccionar y dar instrucciones a la compañía para que, a la mayor brevedad, se deshiciera de este “filtro”. El pasado noviembre, se renovó el sistema de control de acceso a los vehículos, lo que permite contabilizar el número de usuarios en tiempo real. Esta innovación dio lugar a una nueva queja, esta vez de los socialistas, que Los socialistas aprovecharon el estreno de las máquinas para exigir la celebración Comisión de Control y Transparencia de Empresas Concesionarias para que se informe y se rindan cuentas de los datos que arroja el nuevo programa informático implantado en los autobuses. Y es que no tienen claro que la subvención que recibe la concesionaria se corresponda, tal y como debe de ser, con el número de usuarios reales. El pasado 5 de enero, la adjudicataria del servicio se vio envuelta en otra polémica, esta vez, porque, según una denuncia de vecinos de Las Infantas, recogida por la oposición, un grupo de usuarios se quedaron “tirados” ya que, como se aseguró, Autobuses Castillo no respetó la periodicidad establecida y se encontraron que no podían regresar a casa, tras acudir a la Cabalgata de Reyes.