A COAG, esta UPA le hace “tilín”

El enfrentamiento de Agustín Rodríguez con Madrid aviva el intento de fusión

    13 feb 2016 / 10:31 H.

    Nunca llegó a ser un matrimonio. Sin embargo, el 13 de diciembre de 2013, el entonces secretario general de UPA-A, Agustín Rodríguez, y su homólogo en COAG-A, Miguel López, presentaron un proyecto de “noviazgo”. “Será un día recordado en la historia del sindicalismo agrario”, decía entonces Agustín Rodríguez. “No nos planteamos ni excluimos una integración, si en la actividad económica general cada vez hay más fusiones, en un sector tan débil como el nuestro, lo lógico es que las haya”, señalaba Miguel López. Sin embargo, las dudas al qué dirán de la gente del pueblo —las bases—, la excesiva juventud de la pareja y la inmadurez del idilio hizo que, más allá de tejer líneas en la unidad de acción, no se caminara más hacia adelante.

    Pero el “amor” vuelve a revolotear por sus corazones. Y mañana, que es San Valentín, puede que el enamoramiento crezca porque flechas, en los últimos tiempos, sí que se están tirando. A COAG Andalucía le hace “tilín” la UPA que todavía controla Agustín Rodríguez. Se conocen desde hace tiempo y, tal y como confirma Miguel López: “En ocasiones, nos llamamos y hablamos por teléfono”. No obstante, ahora el secretario general de COAG se muestra rotundo: “Sabemos que existe un conflicto interno en la UPA y no hay ni acercamiento, ni nada. Tampoco lo hemos tratado en ningún foro interno de nuestra organización. Estamos en otras cosas”.

    Pero, en realidad, hay amores que, al principio, parece que es mejor llevarlos en silencio. Y COAG sí que ha evaluado la posibilidad de acercarse a la organización que sustenta Agustín Rodríguez porque tiene claro que es poderosa en Jaén y que tiene influencia dentro de Andalucía. Su “dote” está marcada por trabajadores expertos, un importante volumen de tramitación de solicitudes PAC y un grueso de afiliados que les haría ganar músculo. Miguel López lo ha consultado con su barones. No lo ha hecho como algo que está encima de la mesa, pero sí analizando una situación que se pudiera dar en un futuro para ver por dónde respira la organización. En definitiva, según ha podido saber Diario JAÉN, lo ha dejado caer en el último mes.

    De hecho, Miguel López tampoco descarta públicamente que la UPA de Agustín Rodríguez le haga “tilín” a su COAG: “Creo que el campo necesita una organización fuerte, unida y que esté al servicio de la gente. Tiene que ser limpia con los agricultores y ganaderos y estar a su servicio. El futuro pasa por una organización fuerte, unida y que defienda un modelo social mayoritario. Por eso, sí que trabajaré. Y si me cuesta irme y dejarlo todo, también lo haré”. Asimismo, también existen algunas “celestinas” que se mueven para fomentar la unión que, por ahora, no se reconoce. Tal vez, nunca se fragüe, pero sí se tantea desde hace unas semanas.

    La “otra familia”. Mientras tanto, UPA-Federal considera este matrimonio como una traición. Desde Madrid, se sabe que su “hija” de Andalucía tiene escarceos en busca de un novio. Ya lo hizo en 2013 y no cayó nada bien. Ahora, se sospecha que puede intentar el idilio. La UPA de Agustín Rodríguez tiene un terrible enfrentamiento con Madrid. De hecho, UGT lo tiene suspendido, provisionalmente, de militancia dentro de la organización. Por eso, se teme que la “niña” se le case, simplemente, porque está peleada con los padres y se quiere marchar de la casa. Así son las cosas del amor. Por eso, la organización de Lorenzo Ramos —es el secretario general nacional— quiere mover pieza porque un romance de este tipo puede dejarle una estructura muy pobre en Andalucía, después de años y años criando a la niña para que luzca bien guapa.