Actualizado
lunes, 15 julio 2019
22:12
h
URGENTE

Trump reconoce que paró un ataque contra los iraníes

El presidente asume que “no era proporcionado” tras el derribo del dron
|
22/06/2019

El presidente estadounidense, Donald Trump, reconoció ayer que estaba dispuesto a atacar a Irán, en represalia por el derribo de un dron en el Golfo, pero decidió dar marcha atrás en el último momento porque la respuesta no habría sido “proporcionada”.

“Teníamos todo listo para responder anoche en tres puntos diferentes”, ha explicado. En ese momento, “pregunté cuántas personas morirían”, añadió, precisando que la respuesta que le dio un general fue 150. “Diez minutos antes del ataque lo paré”, precisó, confirmando así la información adelantada horas antes por el “New York Times”. Según Trump, “no habría sido proporcionado por el derribo de un dron no tripulado”.

“No tengo ninguna prisa”, aseguró en una serie de mensajes en Twitter, defendiendo que el Ejército estadounidense “está listo y es de lejos el mejor del mundo”. “Las sanciones están haciendo daño y se añadieron más la noche pasada”, añadió. “Irán nunca podrá tener armas nucleares, no contra Estados Unidos y no contra el mundo”, recalcó, criticando una vez más el “desesperado y terrible acuerdo” alcanzado por su predecesor, Barack Obama, y las grandes potencias mundiales con Irán en 2015. En su opinión, el acuerdo lo que hizo fue “rescatar” al país económicamente y le dio rienda suelta para dotarse de armas nucleares y hacerlo “pronto”. “En lugar de dar las gracias, Irán gritó ‘Muerte a América’” por eso él, ha sostenido, optó por abandonar el acuerdo y ordenar “fuertes sanciones”.

“Ahora son un país mucho más debilitado de lo que lo eran al inicio de mi Presidencia, cuando estaban provocando graves problemas en todo Oriente Próximo”, defendió el mandatario, asegurando que Irán actualmente está “en quiebra”. Además, Trump confirmó con sus mensajes la noticia adelantada por el “New York Times”, que había asegurado que los aviones ya habían despegado y los barcos estaban en posición cuando el presidente dio la orden de abortar el ataque. Según el diario, el secretario de Estado, Mike Pompeo, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, y la directora de la CIA, Gina Hasel, eran partidarios de una acción militar contra Irán por el derribo del dron.

Según la versión de Teherán, el dron se encontraba dentro de su espacio aéreo en la provincia de Hormozgán. Sin embargo, el Mando Central del Ejército estadounidense aseguró que “las informaciones iraníes sobre que la aeronave estaba en Irán son falsas”. “Es un ataque no provocado contra un activo de la vigilancia aérea de Estados Unidos en el espacio aéreo internacional”, dijo en un comunicado.

Irán se negó a atacar un segundo avión

Intercepción. La Guardia Revolucionaria de Irán informó de que se negó a abrir fuego contra un avión militar estadounidense con 35 militares a bordo que acompañaba al dron derribado por las fuerzas iraníes. “Acompañando al dron estadounidense se encontraba otro avión americano con 35 militares a bordo, y podríamos haberlo derribado, pero no lo hicimos”, aseguró el jefe de la división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria.