Actualizado
lunes, 22 julio 2019
20:37
h
URGENTE

Recuperadas dos piezas arqueológicas de gran valor

La Policía Nacional de Jaén ha recuperado dos piezas arqueológicas “de enorme valor”.

Ver comentarios
|
08/05/2015
  • Image

La primera es la más llamativa: Se trata de una urna funeraria realizada en plomo y que, según los expertos, pertenece a la época romana. Su principal particularidad, y de ahí su rareza, es que apenas tiene un metro de largo, lo que hace pensar que fue concebida y confeccionada para que descansaran los restos mortales de un niño. La Policía asegura que se encuentra “en perfecto estado de conservación, salvo por un pequeño desperfecto”. La segunda pieza es un crisol utilizado para fundir metales por los artesanos de la época romana. Los especialistas de la Delegación de Cultura consideran que la datación de ambos objetos puede estimarse en el siglo I después de Cristo.

En un comunicado, la Comisaría explica que la urna y el crisol tienen un incalculable valor cultural e histórico, al margen del enorme precio que coleccionistas privados hubieran llegado a pagar por ellos en el mercado negro de las antigüedades.

La Policía ya ha comunicado a la Delegación de Cultura la recuperación de ambas piezas, que serán cedidas al Museo Provincial. “De este modo, podrán ser expuestas para el disfrute de todos los ciudadanos, como muestra de nuestra cultura pasada”, explica la nota.
Las fuentes consultadas por Diario JAÉN confirman que el hallazgo de ambas piezas se enmarca en una investigación policial contra el expolio y el tráfico ilegal de antigüedades. Al parecer, fue un particular el que llevó, de forma voluntaria, esas piezas a la Comisaría. Ahora, los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) está tratando de averiguar cuál es el origen de ambas, si son fruto del expolio de algún yacimiento y, de ser así, tratar de encontrar a los autores.

No es la primera vez que estos agentes protagonizan importantes operaciones para la recuperación de patrimonio histórico. Su éxito más sonado llegó en marzo de 2012, con el decomiso de dos estatuas de bronce de época romana y que, presuntamente, habían sido expoliadas de un yacimiento de la provincia de Córdoba. La Policía de Jaén logró interceptarlas cuando iban a sacarlas del país. Se calculó su valor en unos seis millones de euros. En otra operación anterior, recobraron un retablo atribuido a Juan de Flandes y que fue robado de la Universidad de Salamanca en 1952.