Actualizado
jueves, 18 julio 2019
21:10
h
URGENTE

El consumo de aceite de oliva virgen crece un 10,5 por ciento en un año

Quien lo prueba, repite. Cuando en la cesta de la compra se incluye el aceite de oliva virgen o virgen extra es difícil, cuando se acaba, pasar sin él en la cocina. Y la relevancia del producto estrella de la provincia es cada vez mayor. En 2013, de hecho, su consumo se incrementó un 10,5%.

Ver comentarios
|
29/03/2014
  • Image


El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente aprecia, para beneficio de los jiennenses, un cambio de tendencia a la hora de llenar la cesta de la compra. Se ve, por ejemplo, a la hora de elegir los establecimientos donde se adquieren los alimentos. El propio ministro, Miguel Arias Cañete, confirmó que en 2012 el principal factor fueron los buenos precios, pero que en 2013 la calidad de los productos resultó el factor determinante, por lo que lo económico y la cercanía de la tienda quedaron como segunda y tercera razones, respectivamente. Y todas estas preferencias de los consumidores también se reflejan en un sector tan primordial en la provincia como el del aceite de oliva. De acuerdo con un estudio del ministerio, el consumo de zumo de aceituna (grasas vegetales) se incrementó un 3,3% el año pasado con respecto a 2012. Un aumento significativo, que fue más acusado todavía en el caso del virgen o virgen extra, ya que su crecimiento fue del 10,5% en un ejercicio. El de girasol también subió cerca del 10% y el del resto de oliva, de calidad inferior, decreció un 8,1%. Asimismo, según las cifras del Gobierno central, en esa cesta de la compra el aceite ya representa el 2,2% del gasto de los españoles, frente al 1,9% de 2012.
De este modo, se produce un cambio de tendencia, muy positivo para los olivareros, puesto que, en 2012, según el estudio del ministerio, el consumo de aceite llegó a bajar un 2,3% en los hogares del país, y en el caso del virgen el aumento (3,9%) fue menor que en el último ejercicio.
Por otro lado, los consumidores cada vez dan más importancia a productos básicos que forman parte de la dieta mediterránea. Otra tendencia positiva es que, después de 2 años de caídas, el consumo crece, en conjunto, un 3,3%, y el gasto sube mucho más, un 19,1%. De acuerdo con el último informe, en el conjunto del país se situó, de media, en los 1.524 euros por persona en 2013, si bien existen muchas diferencias por comunidades. Las que más gastaron fueron Cantabria y el País Vasco, mientras que las regiones con un gasto menor fueron Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha, con 1.297, 1.281 y 1.272 euros, respectivamente.