Un ángel desde el cielo

02 dic 2019 / 08:00 H.
Ver comentarios

Hola a todos y gracias por vuestro cariño en mi paso por la vida que no ha sido fácil desde mi infancia al quedarme huérfano de madre. Vida en la que me casé con una mujer que amaba y trabajó a mi lado hasta agotar su salud, y con la que tuve cuatro hijos maravillosos.

Vida en la que mis hijos nos dieron cuatro nietos que eran mi locura. Vida que no me ha tratado bien en lo económico pero nunca he dejado de trabajar junto a mi Rosi. Pero ya mi ciclo de la vida se apagó. Ya estoy descansando junto a los que me esperaban en el cielo con cariño. Doy gracias a todos los familiares y amigos que acompañaron a mi Rosi y a mis hijos en mi despedida y en especial a mis amigos Nani y Manolo del Panaceite, y a todos aquéllos que no lo hicieron no les guardo rencor, sólo he de recordarles que algún día el ciclo de sus vidas también concluirá, y ojalá tengan el mismo amor y cariño en su viaje que tuve yo el día de mi adiós, y a los que se despidieron de mí sólo decirles que velaré por ellos desde el cielo.

Adiós a mis niños, a mis hijos y a mi Rosi. Os llevaré en mi corazón. Os quiero.

Parece fácil escribir algo para un colaborador que nos ha dejado, pero voy a intentarlo. Todos los lunes esperaba impaciente ver su artículo de su Real Jaén y así le fuí cogiendo cariño al amigo de todos, Juan Carlos, cuando leí lo acontecido en su Jaén y el de casi toda la privincia no daba credito a lo ocurrido. Por momentos, me sentí mal, como si me faltara algo, claro que sí. La vida continua y estoy seguro de que, allí donde estés, todos los domingos estará viendo a su querido Jaén, en los triunfos y en las derrotas. Todos sabíamos lo que sentía por su equipo y de qué manera lo reflejaba en su columna. A la página de los lunes le faltará algo a partir de ahora. Todos los lunes me acordaré de ti. Todos te vamos a echar de menos, amigo Juan Carlos .

Obituarios