Te queremos más allá
de las estrellas

    12 oct 2019 / 08:00 H.

    Parece mentira, pero aquí estoy. Sentada frente al ordenador intentando decirte todo lo que tengo dentro y que solo sale en forma de lágrimas. Es difícil, mucho. Hace un año estabas aquí, disfrutando de nosotras tres y de tu nieto. Y hoy, hoy estás con tu padre en las estrellas. Por eso digo que parece mentira, porque a veces miro atrás y pienso, esto no nos ha pasado. No ha sido a nosotras. Pero luego miro el móvil para llamarte y ya no puedo. Y esa presión, esa presión en el pecho es muy complicada... Esos momentos son difíciles. Por eso, con esta carta, en el periódico que siempre leías y que tan orgulloso te sentías cuando me publicaban algo, quería darte las gracias por tanto.

    También quería decirte que, aunque nos estarás viendo, quiero que sepas que estamos todo lo bien que podemos estar sin ti. Adaptándonos a situaciones que no pensábamos vivir, no al menos tan pronto y de golpe. Que aquí mucha gente te recuerda con el cariño que tú les diste y hay otras muchas personas que no se lo pueden creer cuando se lo decimos, porque tú conocías a tanta gente y a todas las ayudabas con lo que mejor sabías, ya que te decían: “Justo, ¿tú sabes cómo arreglar esto?”, cogías tu bolsa azul de herramientas y allá que ibas a arreglar lo que fuese que te pidieran. Por eso eres tan querido. Quiero decirte también que tu nieto te recuerda con todo el amor que siempre le has dado, y que mamá y nosotras dos te querremos por siempre. Y que tus yernos, tu familia política y todos tus amigos te echan mucho de menos, porque el hueco que has dejado es grande. Además, espero que te sientas orgulloso de todo lo que estamos consiguiendo y lo que trabajamos para tenerlo, y que no dejaré de mirar los arcoíris para verte. Porque como ya te dije en la carta de despedida, fuiste, eres y serás el mejor PADRE, ESPOSO, ABUELO y AMIGO que se puede tener. Te quiero, papá.