Actualizado
viernes, 19 julio 2019
03:48
h
URGENTE

“Personas que marcan la historia de un pueblo”

Ver comentarios
|
22/04/2019
 Por tu familia y vecinas.
Por tu familia y vecinas.

Ay Paco, que te nos has ido y tan pronto. Francisco Ruiz es uno de esos vecinos que se convierten en un personaje histórico de un pueblo, de su Santa Eulalia. Siempre presente en las conversaciones de los vecinos con frases que nos regalaste a todos, ya nadie “se irá por la sombra” sin acordarse de ti o verá aparecer por las calles un taxi sin pensar puedas ser tú quien lo estés esperando en la puerta. Tenía una apariencia que, en ocasiones, no se correspondía con la realidad porque con sus días buenos y malos, pocos santolayeños tenían un corazón como el de nuestro querido “anguillo”. Tu madre y tu hermana, nuestra buena Pepa y su Loli, que siempre estuvieron a tu lado, tienen ahora un vacío provocado por tu marcha, se sienten un poco más solas y te lloran con el cariño y amor que siempre te tuvieron, aunque los días fueran grises, aunque en ocasiones no lo demostraran, ellas siempre te quisieron y cuidaron.

Tú, a cambio, no podías hablar de ellas sin emocionarte, sin que se te derramaran unas lágrimas por las dos grandes mujeres que marcaron tu vida, esa que ahora ya no está entre nosotros, pero si en cada corazón de los que te querían, y eran muchos Paco, más de los que crees. Ahora estás con tu padre, otro Francisco que supo enseñarte valores que siempre llevaste por bandera, porque cometías errores, pero que trabajador eras y que bien sabías labrar la tierra de quienes te daban un jornal. Tu familia no será la única que te eche de menos, eso seguro. Tus vecinos no se acostumbran a salir a la puerta y no verte muchas tardes sentado en el escalón. “La Manola” y sus hijas, especialmente Jose, sienten tu perdida como si de uno de los suyos se tratase porque son muchas las veces que te regañaron, es la verdad, pero también hubo muchas tardes de risas y de cariño sincero. Echarán de menos tus gracias, el aprecio que les ofrecías sin pedir nada a cambio y esas sorpresas que les regalabas de vez en cuando.

Paco, en el pueblo son muchos los que se acordarán de ti, numerosos vecinos los que ahora recuerdan tus anécdotas, las veces que compartieron contigo un rato de charla, pero no te preocupes, los años pasarán, pero tú seguirás presente entre nosotros, porque eres de esas personas que por mucho tiempo que pase siempre terminan colándose entre los recuerdos de quienes te conocieron y a quienes marcaste para siempre, eres ya historia del pueblo. Descansa Paco, aquí no te olvidamos. Hasta siempre. Saluda a Cristóbal y a tu padre de nuestra parte.