Actualizado
martes, 18 junio 2019
21:35
h
URGENTE

Visto para sentencia el Procés

Tras cuatro meses y 52 sesiones, los acusados hicieron sus alegatos finales ante el tribunal presidido por Marchena
|
13/06/2019
  • JUICIO. Alegato final con la intervención del exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras.
    JUICIO. Alegato final con la intervención del exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras.

El juicio por el proceso independentista en Cataluña quedó ayer visto para sentencia después de cuatro meses y 52 sesiones, y una vez que el tribunal ha escuchado una vez más a los doce acusados en sus alegatos finales.

El presidente del tribunal, el magistrado Manuel Marchena, no se explayó y simplemente concluyó este macrojuicio con un sencillo “visto para sentencia”, tras lo cual el público abandonó la sala, así como los abogados y los acusados, nueve los cuales emprendieron de nuevo su camino a la prisión de Soto del Real, donde están internados durante toda la celebración de la vista oral. La última sesión de este juicio se limitó a escuchar los últimos informes de las defensas y los turnos de última palabra de los acusados. Todos han hecho uso de este derecho que les da la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) y la mayoría han empleado casi la totalidad de los 15 minutos que les había otorgado el tribunal. Durante estos cuatro meses exactos de juicio, los siete magistrados escucharon a los doce acusados, 422 testigos —entre políticos, guardias civiles, policías nacionales, mossos, visitantes internacionales, votantes y otros miembros de la sociedad civil— y una docena de peritos. También han visionado cerca de 200 vídeos de lo ocurrido el 20 de septiembre y el 1 de octubre de 2017, tras lo cual llegó el momento de los informes finales, tanto de las acusaciones como de las defensas. Los últimos alegatos de los acusados se han extendido durante unas dos horas, en las que casi todos han apelado al tribunal para que dicte una sentencia que “solucione” lo que han denominado como un “problema político” que el Poder Judicial no puede corregir.

Junqueras . El exvicepresidente catalán Oriol Junqueras apeló ayer, durante su turno de última palabra en el juicio del ‘procés’ en el Tribunal Supremo, a devolver la cuestión del conflicto catalán a “la política, la buena política, de la que nunca debería haber salido, al terreno de la negociación, el diálogo y el acuerdo”. “Mientras tanto, mi trabajo deber ser el de contribuir siempre, a traves del juicio de las urnas, a promover la democracia, la convivencia y el bien común”. Utilizando sólo unos pocos minutos de los 15 de los que disponía, aseguró que mantiene sus “convicciones políticas y religiosas” y que las comparte “con todos aquellos que creen que defender la república desde un parlamento no puede constituir delito”, siempre “desde el respeto a las libertades fundamentales y los Derechos Humanos”. “A ustedes que escuchan en rimas dispersas el ritmo de mis palabras. Hablar y escuchar es la frase de cualquier entendimiento”, ha citado Junqueras, parafraseando al poeta Petrarca, que estudió en su juventud.

segarra respalda al fiscal

La fiscal general del Estado, María José Segarra, considera “admisibles” las “discrepancias jurídicas” con la Abogacía del Estado que se manifestó a favor de la salida de prisión del exvicepresident de la Generalitat encausado por rebelión Oriol Junqueras. Segarra respalda al fiscal del Supremo al considerar que sería “perturbador” autorizar a Junqueras a jurar o prometer el cargo de eurodiputado ante la JEC.

Fiscalía “buscó” la rebelión

La Fiscalía tuvo como objetivo probar que los líderes independentistas utilizaron de forma instrumental la violencia en los días 20 de septiembre y 1 de octubre de 2017 y que, por lo tanto, los presos independentistas cometieron un delito de rebelión, mientras que las defensas han tratado de descalificar el proceso, tildando el juicio de “político”, además de denunciar la presunta violencia en la actuación policial.