Todo un arsenal contra Sánchez

Los Mossos detienen a un tirador que pretendía atentar contra el presidente

09 nov 2018 / 09:25 H.

El portavoz de los Mossos d’Esquadra, Albert Oliva, aseguró ayer que el tirador vecino de Terrassa (Barcelona) detenido por presuntamente querer matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía la “clara voluntad” de atentar contra él pero no tenía diseñado un plan concreto porque necesitaba apoyo logístico. Oliva aseguró en rueda de prensa que al hombre, vigilante de seguridad, se le incautaron en su casa 16 armas de fuego, largas y cortas, algunas de ellas modificadas e ilegales, y munición de guerra; de hecho, se localizó un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador Skorpion vz.61 y rifles de precisión.

El detenido, que en principio no tenía vínculos con grupos de extrema derecha, dijo, tras conocerse la voluntad del Gobierno de exhumar a Franco del Valle de los Caídos, que estaba dispuesto a “sacrificarse por España” sin importarle posibles consecuencias, como por ejemplo, acabar en prisión. El tirador, que había competido en tiro olímpico y tenía experiencia, tenía “un claro compromiso y convencimiento” de realizar el atentado y afirmaba que solo le faltaban elementos logísticos para ejecutarla, precisó el inspector.

Como ejemplo de este apoyo logístico, Oliva precisó que podía tratarse de tener acceso a la agenda oficial del presidente hasta tener un medio para huir tras la acción o algún espacio donde esconderse para no ser capturado.

Los Mossos llevaron el caso al juzgado de guardia de Terrassa: recayó en el Juzgado de Instrucción 4, que envió al detenido a prisión preventiva, lo que fue confirmado después por el Juzgado de Instrucción 3, que lleva el caso por delito de conspiración para atentar contra autoridad con uso de arma, amenazas graves, posesión ilícita de armas y delito de odio.

En un auto recogido por Europa Press, el tribunal argumenta que “no le ha cabido duda al instructor de la seriedad del propósito del investigado de llevar a efecto el crimen planeado por él mismo”. Asimismo, tiene en cuenta “el material con el que cuenta para ello, sus habilidades como tirador y lo certero que sería para privar de la vida a su objetivo”.