URGENTE

La Fiscalía Anticorrupción amplió ayer su acusación en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia que se celebró en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid) al considerar que, además del delito de estafa, hubo delito de falsedad contable, por lo que la pena para el expresidente Rodrigo Rato ascendió a ocho años y medio. Así lo anunció la fiscal Carmen Launa al inicio de la sesión de ayer, en la que ha dado comienzo a la fase de conclusiones finales. Launa ya advirtió durante el periodo de cuestiones previas de la posibilidad de endurecer su acusación definitiva e incluir el delito de falsedad contable en el tramo final del procedimiento, y así lo ha hecho finalmente.

Al inicio de la sesión de ayer, señaló que, tras ocho meses de procedimiento y en vista de las nuevas pruebas documentales aportadas, el Ministerio Público entiende que la práctica totalidad de los hechos recogidos en su escrito de conclusiones iniciales quedó acreditada y se ve “obligado” a introducir nuevos matices.

NOVEDADES. En su nuevo escrito presentado, la Fiscalía acusa a 14 personas por dos delitos: uno de estafa a inversores por falsedad en las cuentas anuales consolidadas de BFA de 2010 —las de la fusión de las siete cajas— y en las de 31 de marzo individuales y consolidadas de Bankia y BFA —las de la salida a Bolsa—, y otro de falsedad contable en las cuentas anuales de Bankia y BFA de 2011 —las que fueron reformuladas—.

En un principio, solo acusaba por el primer delito de estafa al expresidente de la entidad finaciera Bankia, Rodrigo Rato, al exvicepresidente José Luis Olivas, al exconsejero de Bankia José Manuel Fernandez Norniella, y al exconsejero delegado de la entidad, Francisco Verdú Pons.

En sus conclusiones finales, excluyó de este delito a Verdú Pons y mantuvo a los otros tres. En el caso de Rato y Norniella, añadió además el segundo delito de falsedad contable en las cuentas anuales de 2011, las que dieron lugar a la reformulación.

De esta manera, solicitó para Rato ocho años y medio de prisión, frente a los cinco años que pedía por estafa a inversores: pide cinco años y medio por estafa y tres años por falsedad contable en las cuentas anuales de Bankia y BFA de 2011. Asimismo, endureció la pena para Olivas por estafa de cuatro a cinco años de prisión, así como la de Norniella, de tres a cuatro años. Para este último pidió también una pena de dos años por falsedad contable, lo que, unido a lo anterior, sumaría un total de seis años de prisión para él.