“Hace falta estabilidad política”

El Rey y Batet coinciden en la necesidad de alcanzar un acuerdo de Gobierno

13 sep 2019 / 09:00 H.

El Rey Felipe VI y la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, coinciden en la necesidad de que se pueda llegar a constituir un Gobierno “estable” para los próximos cuatro años, según desveló la propia Batet tras reunirse con el jefe del Estado.

Así lo reveló en la rueda de prensa que ofreció en el Congreso tras volver del Palacio de la Zarzuela, donde el Monarca le comunicó su decisión de convocar una nueva ronda de consultas con los partidos políticos del Congreso los próximos 16 y 17 de septiembre.

Durante ese encuentro, que comenzó a las nueve de la mañana, tanto el Rey como Batet conversaron sobre el bloqueo político que vive España y coincidieron en la necesidad de que tras las elecciones del pasado 28 de abril se pueda constituir un Gobierno.

“El país necesita un Gobierno y estabilidad en las instituciones democráticas para que funcionen a pleno rendimiento y mantenga la política el prestigio que merece”, defendió la tercera autoridad del Estado. Por ello, insistió en que sería “bueno” que se pudiera constituir un Gobierno que dé “estabilidad”, que se ponga a trabajar “de manera inmediata” y que permita la gobernabilidad del país durante los próximos cuatro años.

Batet explicó que, una vez que el Rey le comunicó su intención de citar a los partidos, ahora cada una de las formaciones deberá comunicar a quién envía a Zarzuela para organizar las consultas. De momento, ERC y Bildu ya anticiparon que volverían a ‘plantar’ al jefe del Estado, según informaron a Europa Press fuentes de ambos partidos. Si el resultado de esas conversaciones fuera que Sánchez cuenta con apoyos para ser investido, el Rey trasladaría al Congreso una propuesta para celebrar un nuevo debate de investidura.

Pero, en palabras de Batet, “si se constata” que ningún candidato suma los votos necesarios para ser designado, se procedería a la convocatoria de nuevas elecciones. El plazo para una investidura fructífera vence el próximo 23 de septiembre. Si para esa fecha no hay presidente, las Cortes se disolverían el día 24 y las repetición de las elecciones generales tendría lugar el 10 de noviembre.

El debate celebrado el miércoles en el Congreso sirvió para evidenciar la distancia que separa al PSOE y a Unidas Podemos y la dificultad de que alcancen un acuerdo “in extremis” que permita la continuidad de la legislatura. Pedro Sánchez rechazó desde la tribuna la reunión que le solicitó el líder de Podemos, Pablo Iglesias, pero éste mantiene su intención de llamarle para hacer un nuevo intento de acercamiento.

Preguntada si Sánchez aceptaría ir a una nueva investidura en el caso de que Iglesias dé la sorpresa y comunique al Rey su disposición a apoyar al candidato socialista aún sin un acuerdo previo, la presidenta del Congreso rechazó “especular” sobre lo que pueda hacer Iglesias y, en todo caso, subrayó que la decisión sobre si habría o no un nuevo debate en esa circunstancia sería del presidente del Gobierno en funciones. En el caso de que se optara por la celebración de un nuevo debate, éste podría arrancar el jueves 19 o el viernes 21. Si se eligiera el jueves, la primera votación tendría lugar el viernes y la segunda el domingo, mientras que si se convocara el Pleno para el viernes, se votaría el sábado y el lunes, último día de plazo. Para ser elegido en primera votación Sánchez debería obtener un mínimo de 176 votos.