Actualizado
lunes, 22 julio 2019
04:13
h
URGENTE

Las negociaciones postelectorales en España y, en particular, las posibles alianzas que pueda haber entre Ciudadanos y Vox, generan “preocupación” en el Gobierno francés, que dejó claro que el presidente, Emmanuel Macron, “no acepta ambigüedades” y está dispuesto incluso a replantearse la “cooperación política” con la formación de Albert Rivera si pacta algún tipo de “plataforma común” con la ultraderecha. Fuentes del Elíseo subrayaron en un encuentro con periodistas españoles que “cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave” y que “no se puede ignorar” el escenario autonómico y local en España. Así, y aunque con “cautela”, señalaron que el aparente acercamiento de Ciudadanos a Vox en el marco de la renovación de las instituciones “no es una anécdota”, sino “un tema importante” para el Gobierno galo. Las fuentes consultadas advirtieron de las consecuencias que tendría el pacto de una “plataforma común” entre Ciudadanos y Vox, si bien evitaron aclarar cuál sería la “línea roja”. “No vamos a tener ninguna complacencia”, añadieron, en relación a unas relaciones futuras donde no estaría asegurada la alianza entre el partido de Rivera y La República En Marcha (LREM) de Macron. El mandatario galo aspira a conformar un grupo “renovado” en la Eurocámara y, de hecho, la hasta ahora Alianza de Liberales y Demócratas Europeos (ALDE) pasará a llamarse Renovar Europa. Dicho grupo aún debe conformar su “perímetro” y el Elíseo puso en cuestión el grado de “cooperación política” que puede haber entre Ciudadanos y LREM.

Por otra parte, el Gobierno francés afirmó que se siente “muy cerca” del presidente del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, y que, en el contexto de la política europea, se reúne con “socialistas” y “centristas”. Sánchez, añadió, “tiene prioridades para Europa que Macron comparte”. La presidencia gala diferencia entre la “vida parlamentaria” y la “política”. En esta última, el “interlocutor exclusivo” de Macron es Sánchez, con quien París mantiene una “conexión” pese a que puedan no estar de acuerdo en todo y pertenecer a familias políticas diferentes, según las fuentes del Elíseo. La relación personal entre Macron y Sánchez también es “buena”, como quedó en evidencia en la cena que ambos mantuvieron a finales de mayo.