Actualizado
domingo, 21 julio 2019
14:10
h
URGENTE
  • ENCUENTRO. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al inicio de la reunión.
    ENCUENTRO. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al inicio de la reunión.

La reunión que mantuvieron en el Palacio de la Moncloa el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, concluyó en fracaso, tras la decisión de este último de mantener su exigencia de entrar en un gobierno de coalición —con miembros de su formación dentro del Consejo de Ministros—. Asimismo, Iglesias comunicó a Sánchez que en el caso de no lograr este objetivo no descarta votar en contra de la investidura, informaron fuentes socialistas al término de la reunión que ambos celebraron en La Moncloa y que duró aproximadamente una hora. Sánchez, por su parte, repitió su oferta de “gobierno de cooperación” y advirtió a Iglesias que está determinado a presentarse a un debate de investidura en el mes de julio tenga o no tenga amarrados antes los apoyos suficientes para sacarlo adelante.

Con la decisión de ir a la investidura aunque no tenga atada una mayoría suficiente, Sánchez busca que cada formación política se retrate y asuma el riesgo de ser percibida por la ciudadanía como la culpable del bloqueo institucional.

El único avance producido en esta reunión es el ofrecimiento de establecer una comisión de seguimiento del acuerdo programático que pudiesen alcanzar PSOE y Unidas Podemos en esta legislatura.

Por su parte, fuentes de Podemos aseguran que en la reunión de ayer Pablo Iglesias constató que el PSOE no decidió si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha para sacar adelante la investidura. Por eso, explican que el líder de Podemos transmitió a Pedro Sánchez, al que reiteró que quiere entrar en un Ejecutivo de coalición, que debe decidirse porque España necesita un gobierno estable y de izquierdas. También le planteó que la ciudadanía merece claridad y certidumbres respecto al proyecto de gobierno que se tiene para el país. Iglesias reiteró en el encuentro que Podemos quiere acuerdos claros como los que firmó con el PSOE y otras fuerzas políticas en varias comunidades autónomas. Por ello, argumentan que en este momento no van a entrar en disputas sobre sillones grandes o pequeños. En este sentido explican que si el PSOE mira a la izquierda, Podemos está disponible para iniciar una negociación seria para lograr un programa social que ponga en el centro los derechos sociales.