Actualizado
lunes, 22 julio 2019
04:13
h
URGENTE
  • polémica. El lazo amarillo, en el Ayuntamiento de Barcelona.
    polémica. El lazo amarillo, en el Ayuntamiento de Barcelona.

L a dirección nacional de Ciudadanos decide romper con la plataforma de Manuel Valls en el Ayuntamiento de Barcelona y separa a los tres concejales “naranjas” en el consistorio después de que el exprimer ministro francés y los dos ediles de su grupo que no pertenecen al partido apoyaran la investidura de Ada Colau como alcaldesa. Así lo acordó ayer la Ejecutiva Permanente de Ciudadanos, según anunció en rueda de prensa la portavoz, Inés Arrimadas. Explicó que apoyar a Colau es como apoyar al candidato de ERC, Ernest Maragall.

Valls, alcaldable de Barcelona pel Canvi-Ciutadans, ofreció sus votos sin condiciones a la candidata de Barcelona En Comú para sumarlos a los del PSC y evitar que el Gobierno municipal estuviera encabezado por un independentista. Ciudadanos no estaba de acuerdo y como alternativa propuso respaldar al candidato del PSC, Jaume Collboni, pero esta opción no prosperó y finalmente sus tres ediles votaron en blanco.

Esto supone “una discrepancia muy importante en una cuestión muy importante”: “Por ello, hemos decidido separarnos de Manuel Valls en el Ayuntamiento, donde “tendremos grupo propio, con tres concejales, para tener una voz propia”, explicó Arrimadas. Según detalló, esta decisión se la comunicó el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, a Valls ayer mismo. “Somos la voz del constitucionalismo en Cataluña y los que no quieren que los ayuntamientos estén en manos del separatismo”, agregó, si bien considera que los tres concejales de Ciudadanos —Luz Guilarte, Marilén Barceló y Paco Sierra— y sus tres excompañeros de candidatura votarán “de forma similar en muchas cosas” en el Ayuntamiento. La dirigente naranja insistió en que la diferencia entre Maragall y Colau “es muy poca”, y muestra de ello es, a su juicio, que la alcaldesa quiere volver a colocar un lazo amarillo —por los políticos juzgados por el proceso independentista en Cataluña— en la fachada del consistorio.

De hecho, el Ayuntamiento de Barcelona volvió a colgar el lazo amarillo en solidaridad con los dirigentes independentistas presos, algo que apoyan Barcelona en Comú, ERC y JxCat, aunque no hubo una votación formal porque los grupos municipales se han posicionado en una reunión previa a la constitución de la junta de portavoces. Lo anunció en declaraciones a los medios la teniente de alcalde Janet Sanz, y la cuestión se ha abordado en este encuentro convocado para tratar asuntos de rutina de inicio de mandato, en el que se ha planteado volver a colgar el lazo en base a un acuerdo anterior de la junta de portavoces en el pasado mandato.

Pocos minutos después del anuncio de Sanz, sobre las tres de la tarde, dos operarios salieron al balcón del Ayuntamiento que da a la plaza Sant Jaume y han desplegado una pancarta con el lazo amarillo, dos días después de la investidura de Ada Colau como alcaldesa de nuevo.

Así, el lazo vuelve a la fachada del consistorio, después de que el Gobierno de Colau lo retirara en marzo para dar cumplimiento a una orden de la Junta Electoral de Zona de cara a las elecciones generales que se celebraron el 28 de abril —cuando también se descolgó una pancarta en apoyo a Open Arms—. Mientras se celebraba el encuentro, la dirección nacional de Cs anunció la ruptura con Valls.