URGENTE

Banquete por todo lo alto para los “sin techo” de Madrid

Mensajeros de la Paz y el Ayuntamiento de la capital organizan una cena de Nochebuena para 200 comensales sin recursos
|
25/12/2015

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, brindó anoche por «la paz en todo, en lo cotidiano, en lo pequeño y en el mundo» con sus comensales, cerca de 200 personas sin hogar invitadas a pasar la Nochebuena en el Palacio de Cibeles, en un banquete que el Ayuntamiento de Madrid ayudó a organizar junto con la ONG abanderada por el Padre Ángel, Mensajeros por la Paz.

«Navidades felices, mucha felicidad a todos y, en este día, paz. Paz en todo, en lo cotidiano, en lo pequeño y en el mundo. Por la paz y por el padre Ángel», dijo Carmena a los invitados. Para la ocasión, el menú incluyó sopa de marisco, langostinos, cordero asado o dorada, postre y dulces. Y también hubo regalos para los asistentes.

Desde las mesas engalanadas, un numeroso grupo de personas de entre 20 y 70 años, la mayoría españoles —pero también extranjeros sin recursos—, siguieron con emoción el brindis de la alcaldesa y el Padre Ángel, párroco de la iglesia de San Antón, que les da cobijo cada noche y les ofrece a diario desayunos, cenas y cubre otras necesidades de primer orden.

Por vez primera, el Ayuntamiento de Madrid les abre sus puertas para atender a una iniciativa del líder de Mensajeros de la Paz, que aseguró haberse inspirado “en el Papa Francisco”, y recalcó que “en la solidaridad no hay ni ideologías, ni colores, ni religiones”. Para el padre Ángel, esta Nochebuena “tiene toda la importancia del mundo, para decir al mundo entero y a los cuatro vientos que somos solidarios con los menos favorecidos, que tenemos la solidaridad a flor de piel”.

El objetivo de esta invitación, según el párroco: “Hacer felices a estas personas, darles amor y cariño, y que al menos una vez al año y algunos, por primera vez en su vida, puedan sentarse en una mesa con flores, con servilletas rojas y las sillas vestidas de blanco”. Los comensales llegaron en taxis al Palacio de Cibeles, “como unos señores que es lo que son, personas con dignidad”, aseguró el párroco, que quiso agradecer al gremio de taxistas madrileños su ofrecimiento a trasladarlos gratuitamente.