URGENTE

Una expedición a lo más alto

El montañero ubetense Domingo Expósito viaja a Bolivia para preparar su asalto a Himlum Himal

Tocar el cielo es un objetivo que el hombre ha tenido desde hace siglos. Unos lo intentaron volando. Otros lo enfocan al contrario, saltando desde las alturas. Domingo Expósito Cobo, un montañero ubetense de 58 años, es de los que piensa que para llegar hasta lo más alto hay que empezar desde abajo y con esfuerzo escalar hasta tocar la cima. Lo suyo es el alpinismo y su último objetivo es superar los 7.000 metros en octubres, en el Himlum Himal, en la cordillera del Himalaya, para lo que esta semana partirá hacia Bolivia para hacer una aclimatación en picos que superan los 6.000 metros para así dar el siguiente paso hacia uno de los montes más altos del mundo.

Una expedición compuesta por cuatro personas, tres alpinistas argentinos y Expósito, iniciará este domingo su aventura por las montañas bolivianas.

Al igual que para afrontar la subida a los picos del Himalaya el ubetense se prepara en Bolivia, para acudir al país sudamericano Expósito se aclimató previamente en Sierra Mágina y Sierra Nevada, de forma que su cuerpo se haga a la altura poco a poco y cuando afronte cada uno de sus retos no tenga ningún problema físico ni técnico.

En esta primera aventura en Bolivia, la expedición tiene como objetivo coronar los cuatro picos más emblemáticos de la cordillera real del país: Tarija (5.320 metros), Austria (5.270), Pequeño Alpamayo (5.446) y Huayna Potosí (6.088), unos colosos que además en estas fechas se encuentran completamente cubiertos por nieve, ya que en el hemisferio sur están en pleno invierno, algo que servirá para recrear las condiciones que se vivirán en octubre en la cordillera del Himalaya.

Expósito, como siempre, viajará con una pancarta en la que lleva el escudo de su Úbeda local, siempre presente, y la Virgen de Guadalupe, la patrona ubetense, que siempre ha dicho que le protege y le permite volver a casa sano y salvo y sin ningún tipo de percance en sus expediciones. Un “extra” que siempre acompaña a este montañero, al igual que su larga barba blanca y las ganas de comunicar y dar a conocer la realidad de los lugares que visita.

EXPERIENCIA. Si algo tiene Expósito es un largo recorrido en estas “locuras” en las alturas. Aficionado a la montaña, la naturaleza y la aventura tuvo que vivir situaciones complicadas como un terremoto que le sorprendió en 2015, cuando estaba de visita a Nepal. Por suerte no tuvo problemas para regresar a España ni sufrió percance alguno, aunque la situación que se vivió en el país asiático, del que el ubetense siempre se ha declarado un enamorado, no fue nada sencilla.

Dos años más tarde, en 2017, cumplió uno de sus grandes deseos: celebrar su cumpleaños haciendo una de las cosas que más le gusta, hacer cumbre. Fue en el Aconcagua, el techo de América y la segunda elevación más alta del mundo por detrás algunos picos del Himalaya. Esta experiencia no es solo una más en su amplio historial, sino una muestra de sus capacidades y de que está en condiciones de hacer cima, en octubre, en Himlum Himal, a 7.126 metros de altura.

No será la primera vez que Expósito busque coronar picos del Himalaya. En su haber ya están Island Peak (6.189 metros), en el Valle de Kimbu; o Lobuche Peak (6.119), pero su experiencia no se queda únicamente en una cordillera mítica como esta, sino que también ha hecho cima en el pico más alto de África —el Kilimanjaro, con 5.865 metros, situado en Tanzania—, la mayor montaña de Marruecos —el Toubkal, que tiene el pico en 4.167 metros, en el Atlas de este país vecino—, el pico más alto de la Península Ibérica —Mulhacén, en Granada, con 3.486 metros de altitud— o, como no podía ser de otra manera, la cima más alta de España, el Teide, en Tenerife, que se sitúa a 3.745 metros. Un currículo envidiable por muchos amantes de la montaña a nivel internacional.