Actualizado
miércoles, 19 junio 2019
17:10
h
URGENTE

Sello andaluz en la Catedral del Pádel

Sanyo-Maxi ante Paquito-Lebrón, final
de la categoría masculina
Ver comentarios
|
25/05/2019

Es la final soñada por todos con dos parejas de ensueño que siempre garantizan el espectáculo en cada partido que juegan. Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez son los números uno del mundo y encabezan la clasificación de una forma autoritaria. Cuando se dio a conocer el calendario apuntaron en mayúscula la prueba de Jaén. Vencieron en 2018 y aquí, en la Plaza de Santa María, comenzaron el camino para alcanzar el trono. En la Catedral del Pádel compiten como en su casa, porque Sanyo Gutiérrez tiene una vinculación profesional con la ciudad al dar sus primeros pasos en España. Con Maxi Sánchez forma una pareja imperial que este año acumula tres títulos y en Jaén tendrán la oportunidad de revalidar la corona, aunque para presentarse en la final vivieron un partido con aristas en el camino, porque Matías Díaz y Franco Stupaczuk les exigieron al máximo con un juego de gladiadores. Fueron un titán en la pista y solo cedieron por 7/6 y 7/5. Fue un partido intenso y Sanyo y Maxi Sánchez ofrecieron su mejor versión y entendieron que solo con calidad no podían ganar y desde la humildad y el sacrificio construyeron la victoria en un partido que regaló puntos maravillosos. No podía ser de otra forma. La Catedral es un marco que inspira y las dos parejas deslumbraron en las dos mangas. La primera de ellas se decidió en la muerte súbita, pese a que Sanyo y Maxi fueron con ventaja en el marcador y malograron dos bolas en el décimo juego. En el segundo continuó la misma igualdad. Los cuatro jugadores deleitaron al público un gran espectáculo de puntazos y de ritmo de bola. Todo hacía indicar que el set se volvería a definir en el desempate, pero en el undécimo juego los número uno del mundo se hicieron gigantes en la pista y lograron una rotura definitiva. Con 7-5 cerraron el partido y llegan en su cuarta final de la temporada. Para levantar el trofeo de campeones tendrán que superar a los andaluces Paquito Navarro y Juan Lebrón, que trituraron en un partido sin fisuras Fernando Belasteguín, “Bela”, y Pablo Lima. El sevillano y el gaditano fueron un ciclón en la pista y no ofrecieron concesiones. Vencieron por 6/2 y 6/3 y se han convertido en una auténtica pesadilla para los argentinos, a los que han derrotado en los cinco partidos de esta campaña, en cuatro semifinales y una final. Con un inicio de partido igualado y serio por ambas partes la sensación era que el control del mismo estaba del lado de Navarro y Lebrón que iban a aprovechar una de sus múltiples bolas de break en el sexto juego para colocar un 4-2 que hacía saltar las alarmas del lado de la pareja argentino brasileña. Cinco errores no forzados frente a los 13 de sus rivales le serviría a la pareja Paquito/Lebrón para cerrar al resto en el octavo juego con un 6-2 implacable la primera manga. No menos contundente fue la salida a pista en el segundo set de jugadores entrenados por Ramiro Choya. En un abrir y cerrar de ojos el marcador situó 3-0 con saque a favor de Paquito Navarro y Juan Lebrón. Desencadenados los andaluces, completaron un partido inmaculado destrozando una vez más la defensa de Bela y Lima. En poco más de una hora de partido subieron el 6-3 a su favor. Colocan la serie en 5-0 en los enfrentamientos particulares y se sitúan en su quinta final de la temporada, todo un logro. El partido entre Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez y Juan Lebrón y Paquito Navarro empezará después de la final femenina. El lleno se da por descontado en la pista de la Plaza de Santa María. Los número uno del mundo saben que el compromiso es complicado al reconocer que los andaluces llegan motivados al partido. “Tendrán a favor a toda la afición. Es una cuestión de lógica, pero nosotros trataremos de completar un buen partido y de revalidar el título conseguido en 2018, aunque Paquito y Juan están en un momento de forma extraordinario como se demostró en el encuentro de semifinales”, aseguró Sanyo Gutiérrez, que también felicitó a Matías Díaz y Franco Stupaczuk por la imagen ofrecida en semifinales. “Nos exigieron hasta el final. Franco y Mati están cada vez más compenetrados y prueba de ello es cada vez llegan a las rectas finales de los torneos”, dijo.