Actualizado
sábado, 20 julio 2019
23:34
h
URGENTE

Ruido de afinar

Ver comentarios
|
09/07/2019

Los amantes de la música clásica que asisten a los conciertos observan habitualmente cómo los profesores de la orquesta, antes de iniciar la interpretación de la partitura, afinan sus instrumentos. Normalmente el oboe produce una nota, que recoge el primer violín o concertino, y éste extiende de alguna manera el sonido a todos los intérpretes. En ese momento se arma un cierto guirigay. Para que pueda sonar la música con la pureza y la precisión necesaria es imprescindible esta tarea, una garantía de buen hacer. Pues algo similar está ocurriendo en el Real Jaén es estos días. El club está afinando el equipo y haciendo lo que hay que hacer antes de que se inicie la temporada. Ya está resuelta la persona del entrenador, una circunstancia que significa el inicio del proceso preparatorio. Lo del entrenador, por seguir con el símil de la orquesta, es como la tarea del oboe y del concertino, el primer paso para poner las cosas en orden. Lógicamente ha generado algo de ruido porque que si este, que mejor este otro... y así hasta que la nota clave, la que sirve de referencia, (que en la música dicen los expertos es el “la”) ha quedado resuelta de manera estable. Ahora el ruido tiene que venir del ajetreo de nombres para cubrir la plantilla, nombres de futbolistas profesionales que respondan a lo que todos esperamos. Ruido porque entre los que los aficionados sugieren o desean, ruido por las gestiones (más o menos reservadas como procede) que hace el equipo técnico y los directivos, ruido por las presiones de los representantes ponderando estupendamente a sus encomendados... nombres por aquí y por allí para tener donde elegir. Total, el comienzo, siempre algo confuso, de las cosas. El problema viene en que, junto al ruido convencional, están apareciendo otros enredos de los que solo hacen complicar: los que viven con el no a todo, viendo únicamente estropicios y arriesgando al límite. Y, encima, parece que hay salvadores... que sólo “parecen”. ¡El Real Jaén sigue existiendo, ha estado a punto de ascender y ha pagado bien y a punto a los jugadores...! O sea, ruidos de todo tipo para que estemos contentos.