Menos plantilla, más calidad

El Linares cuenta con un plantel que pretende pulir las aristas de la anterior temporada

19 ago 2019 / 11:18 H.

Cicatrizada ya la herida del no ascenso en La Nucía y en pos de mejorar lo que el año pasado no funcionó, la dirección deportiva del Linares Deportivo ha dibujado una hoja de ruta muy clara en relación a sus altas y bajas. Y es que ha sido la parcela ofensiva la que ha sufrido mayor revolución.

Alan, Siles, Grasa y Aguilar suponen un giro desde el punto de vista futbolístico, pues se trata de atacantes eminentemente verticales. Ya sea desde la banda —Alan y Pablo—, desde segunda línea —Joan— o desde la punta de lanza —Iván—, todos ellos acostumbran a priorizar el riesgo y la llegada al área respecto a la asociación o el control. Puede decirse que son jugadores que disfrutan de las transiciones y el vértigo, algo que el Linares necesitaba. Pero, ¿qué ha fichado exactamente el Linares? Si hacemos un barrido línea por línea podemos deducir que, aun teniendo una plantilla algo corta, esta es de mayor nivel, especialmente de tres cuartos en adelante. Con gran parte de la columna vertebral viva, Juan Arsenal tiene, sobre el papel, un arsenal sobrado para repetir play off. En portería, Razak ha llegado para ser un activo importante, gracias a una presencia física capaz de intimidar al delantero rival. Su valentía le permite abandonar con frecuencia el área pequeña para no vivir continuamente bajo palos. En defensa, la única llegada ha sido José Siles. El central zurdo conforma el perfil de zaguero con calidad para iniciar el juego. Tiene buen pie para encontrar a compañeros por delante del balón y capacidad para aportar en la construcción.

Por delante, José Cervera viene a ocupar un rol necesario en medio campo, ya que su fútbol combina aptitudes para mandar con balón y para trabajar sin él. Su golpeo en jugadas de estrategia será un factor más que interesante. En bandas, Alan y Siles han llegado para dar esa verticalidad añorada. Pablo será ese agitador de partidos que puede pincharse en banda para castigar en el regate o con desmarques de ruptura. Alan, por su parte, será el dueño de la banda izquierda. Regate y calidad para recibir y esprintar, buscando siempre esa diagonal hacia el área, son sus señas de identidad. Y arriba, Grasa y Aguilar suponen, por encima de todo, un salto cuantitativo a nivel goleador. Sus números les avalan como futbolistas que liberarán a Chendo de la exclusiva responsabilidad anotadora azulilla.

Joan puede rendir en los tres carriles y desde cualquiera de ellos asegura conducción, sensibilidad cuando cae por dentro e instinto para mirar al portero a poco que tenga opción. Por su parte Iván, ya sea como delantero centro o segundo punta, atesora calidad técnica para aguantar el balón y, sobretodo, definición, pues es un futbolista con un registro muy amplio de cara a portería. Añadiendo al cupo a Edu, Cañete y Jota, juveniles subidos al primer equipo, el Linares cuenta con algo más de fondo de armario de cara a una temporada que se prevé muy competida y en la que se espera completar el objetivo que el pasado junio estuvo a dos minutos de cosecharse. Este Linares quiere jugar en sexta marcha y lo ha demostrado este verano, aunque a fecha de hoy aún faltan semanas para que el equipo juegue al nivel que puede dar. Será necesario tirar de paciencia, cosa que ya se hizo el año pasado, quedando demostrado que en el fútbol siempre será la mejor receta.

idcon=14096485;order=24

Con la pretemporada finalizada y con la presentación de la plantilla hecha, el Linares Deportivo se centra ahora en la competición oficial, que, para él, comenzará el próximo domingo 25 de agosto. Asimismo, como ya ocurrió en la pasada campaña cuando se enfrentó al Real Jaén, su rival en la primera jornada será un equipo de la provincia: el Atlético Mancha Real. Además, este primer partido se jugará en el Estadio Linarejos, lo que dará al cuadro azulillo una mayor comodidad y confianza para comenzar de la mejor forma una temporada que les lleve a Segunda B.