Actualizado
lunes, 24 junio 2019
19:29
h
URGENTE

“Tener éxito conlleva una lucha brutal”

María luisa arenas
Ver comentarios
Nació en Mengíbar, pero emigró a Córdoba para cumplir su sueño: dedicarse a la música. Tras participar en iniciativas como Las D’Aída, decidió emprender un nuevo proyecto: De la raíz a la copla, basado en la música latinoamericana, que le apasiona. En la aventura le acompaña a la guitarra el turco Bariz Yavuz, un enamorado del flamenco

—¿Cómo surge este proyecto?

—La verdad es que yo llevo ya varios años investigando sobre la música latinoamericana. Desde que comencé a cantar he seguido el camino que marca esa cultura, pero es que ya escuchaba canciones latinas desde pequeña, casi desde la cuna, incluso. Por todo ello, yo había tenido la idea de llevar a cabo un proyecto como este. En el caso de Baris, sí que es su primer contacto con la cultura latinoamericana. Como nos conocíamos, al vivir los dos en Córdoba, le propuse una noche trabajar los dos juntos. Le conté la idea, le gustó y nos pusimos a trabajar desde entonces, tanto juntos como cada uno por separado y aportándonos cosas nuevas el uno al otro.

—“De la raíz a la copa” es un título que invita a la reflexión, desde luego. ¿De dónde viene esa conjugación de términos?

—El título hace referencia a que en el proyecto se incluyen temas muy folk, como valses peruanos y criollos, que sería la raíz, la base de lo latinoamericano, pero también cosas muy modernas, como, por ejemplo, un tema del último disco de Natalia Lafourcade. Así, con el título queremos referirnos al viaje temporal que hacemos y que se inicia en las raíces de la música latinoamericana hasta llegar a la copa, que hace referencia a nuestros días, pero sin que lo que tocamos deja de conservar la esencia de su origen latinoamericano.

—¿El proyecto ya se encuentra preparado para ser lanzado?

—Está recién parido, digamos, después de un año de trabajo conjunto. Es cierto que sí que hemos enseñado algunas pinceladas del mismo en reuniones entre amigos y en pequeños espacios de Córdoba, como el Café Málaga, porque hasta que no muestras una propuesta a la gente no sabes si va a funcionar. Hasta ahora, a las personas a las que les hemos enseñado algo han salido muy contentas, pero ahora nos queda la labor de promoción. Estamos moviendo el proyecto y tendremos que tirar de contactos y llevarlo a administraciones como la Diputación Provincial y los ayuntamientos.

—¿Es fácil sacar adelante una propuesta alternativa en el actual mercado musical?

—Te encuentras todas las complicaciones del mundo, la verdad. Sacar algo nuevo y que funcione supone una lucha brutal. Nuestro proyecto es muy bonito, ya te digo que cuando la gente lo ve, le encanta, pero es cierto que a día de hoy se ha vuelto todo mucho más difícil para los artistas. Ya no existe la figura del manager o del agente, por lo que es uno mismo el que, además de escribir, componer e interpretar, tiene que ejercer esa función. Es una lucha de titanes. Sin embargo, también ves que nos encontramos en un momento en el que hay muchos artistas emergentes, y eso es fabuloso. Hay propuestas muy personales, y, además, muchas mujeres están detrás de ellas, como, por ejemplo, Rosalía, que está abriendo un camino muy importante. Eso da esperanza, pero hay que saber autogestionarse, como te decía. Las redes ofrecen ahora esa posibilidad, pero es complicado tener éxito.

El tiempo - Tutiempo.net