URGENTE

Una “dulce” locura pop para el público más joven

Unas 1.300 seguidoras arropan a Sweet California en Jaén

Hacía mucho que el Auditorio de La Alameda no se veía así para un concierto. Lo hicieron Sweet California y su impresionante legión de jovencísimas fans. En torno a 1.300 personas —menudas en su inmensa mayoría— no quisieron perderse la parada del “Wonder Tour” en Jaén, la primera vez que la “girl band” de moda actuaba aquí gracias a la organización de Rosetas 360. Había muchas ganas y, desde las cuatro de la tarde, muchas “sweetis” —y sus abnegados progenitores— aguantaron estoicamente en la entrada del auditorio para ser una de las primeras en entrar y ver de cerca, muy de cerca, a las tres artistas. Venían muy preparadas con carteles y hasta con su cabellos pintados de azul y rosa, como las cantantes. Poco a poco, fue creciendo la cola y, a dos horas de la apertura de puertas, ya se contaban por cientos. Cuando las chicas llegaron para probar sonido, sobre las seis, se hicieron notar y bien con sus chillidos desde fuera del recinto.

Dentro fue como prometían: un despliegue de luces, sonido, energía y mucho color, el que caracteriza a Sweet California. Un espectáculo en mayúsculas, como lo definía Tamy Nsue, la última incorporación a la banda, perfectamente integrada y querida por sus fans. Comenzaron con su tema I knew better, de su segundo disco Head for the stars, el que acaban de reeditar. Era solo el aperitivo de una larga noche de pop.

Llegarían después Inmortales y Comprende, dos de sus temas en español. Aunque habitualmente cantan en inglés, dicen que, con su lengua, son capaces de expresarse de una manera cercana. Y estos son buenos ejemplos. También, aunque sonaría más tarde, lo es No, una canción llena de buenos recuerdos y emoción con la que agradecen a sus seguidores su apoyo, como explicó Alba Reig al comienzo. Guitarra en mano y sentadas en taburetes, ya con otro cambio de vestuario —un mono de brillantina azulón—, ofrecieron esta parte del concierto más cercana y tranquila. Eso sí, mientras, en el foso y la escalera del Auditorio, sus fans no dejaban de cantar, bailar y disfrutar. Lo hicieron también mucho con This is up, 90’s Child, Sax y Love Yourself. Todo sin apenas llegar al ecuador del concierto.

En esa gira Wonder Tour, en la que llenan cada aforo en el que cantan, repasan especialmente los temas de su último disco, pero también recuperan los del primero. Buenos ejemplos fueron Vuelvo a ser la rara, Trouble o su popularísimo Hey Mickey, con el que, tras un breve descanso, con cambio de escenario, pusieron al auditorio a bailar. Entregadas al directo y con gestos a sus seguidores, también cantaron otros de sus éxitos como Just one y Brick by brick. This is the life, Somos monsters high y Good lovin también entrarían en la recta final de este completo repertorio. Y en su despedida, como no podía faltar, Wonder Woman, todo un himno para las “sweetis”, que resonó en La Alameda para dejar un sabor más que dulce en el primer concierto de esta banda de chichas en Jaén.