URGENTE

Dibujos, óleos, acrílicos. El Museo de la Casa de la Moneda fue el escenario perfecto para que la obra y el recorrido como autor de Ginés Liébana contase con un espacio de exposición. Una larga trayectoria que durante más de un mes tuvo su lugar en este rincón para que el público hiciese un viaje alrededor de la mente y el universo de su creador. Ideas, pensamientos, todo lo que es susceptible para Liébana para crear arte tuvo su sitio dentro de la exposición, denominada “Acorde de duende”. La colección realizó un recorrido por todas las épocas artísticas y vitales del autor. De hecho, la selección de las más de 170 obras expuestas han sido elección, en su mayor parte, por el propio Ginés Liébana. Así, retratos —como el suyo propio, el de García Lorca o el de Érica—, piezas de su etapa brasileña —como la obra Río de Janeiro— y de otras épocas dan cuerpo a esta exposición del artista. Pero no solo de pinturas y retratos estuvo compuesta la exposición. Dos grandes vitrinas contenían las publicaciones literarias de Liébana y, además, un audiovisual documental de su vida y obra elaborado por el realizador Jaime Elechiguerra, que es un gran amigo del artista.

Con esta muestra se percibe el arte onírico, personal y diferente del autor con otro punto más realista, pero que sin duda sigue siendo muy personal. “Acorde de duende” es un viaje a través de los sentimientos de Ginés Liébana, una exposición que reflejó su estilo y en el que los espectadores se sumergen en su cerebro y en el estilo tan interesante del artista torisiano, con distintos aspectos del autor dentro de la pintura.

A lo largo de su juventud y madurez Ginés Liébana viajó a diferentes puntos y lugares que le sirvieron de referencia y fueron de gran inspiración para él. Por ejemplo, París, Suiza, Río de Janeiro, Venecia, Lisboa, etcétera. Todos estos rincones forman parte del artista y en la muestra puede verse que formaron parte importante para él. “Soy pintor y tengo la suerte de haberme formado en Córdoba y en la campiña cordobesa. Esto es fundamental para un pintor porque aquí se mezcla lo popular con lo elitista y lo barroco. Yo recomiendo a muchos artistas que aprendan en Brasil y Andalucía. Toda la literatura y el arte de América del Sur y América central vienen de lo que se ha creado en España. Sí, aquí hay tradición. Porque donde no hay tradición no hay nada”, afirmó para Diario JAÉN.

Liébana se destaca por sus obras de dibujos de ángeles, de formas expresivas y de retratos que, en su mayoría, son de compañeros y amigos o de figuras de la música, la literatura o la política. Siempre plasmando en sus cuadros todas las ideas que tiene y que, a base de pinceladas, va reflejando a través de sus cuadros.

Esta exposición no supuso la primera del artista, ya ha hecho otras anteriormente, tanto a nivel nacional como internacional, pero a sus 98 años esta es quizás la más importante. El Museo de la Casa de la Moneda abrió un espacio completo para repasar su vida, sus ideas, su estilo y pintura, sin olvidar que como artistas que es también tiene otras inquietudes en el mundo de la escritura. Todo un viaje en el que se percibe lo irracional, lo insólito, lo onírico y lo mágico y que cuenta con paisajes y personajes a los que da vida a través de los lienzos. En ellos se pueden percibir personajes de todo tipo, mitad humanos mitad animales, palacios, ruinas, ciudades, caras, desnudos, en definitiva todo un universo por descubrir y que define a su propio autor.