Un sueño hecho realidad para un “imprescindible”

Emotiva y singular presentación de un libro coral dedicado a un ejemplo de vida

14 sep 2019 / 16:46 H.

Gracias a la vida que me ha dado tanto...”. Fue la última frase, en la voz de Mercedes Sosa, que se escuchó en una presentación singular, emotiva, con pellizco, alegría y una paz como la que contagia un hombre que huye de protagonismos y que, en una noche para nunca olvidar, no tuvo más remedio que convertirse en protagonista. Desde la primera hasta la última fila, el auditorio Guadalquivir de la Institución Ferial fue testigo de un sentimiento unánime, incomparable en tamaño e intensidad, porque quienes tuvieron la suerte de estar allí, Entre amigos, coincidieron en gestos, no escatimaron en aplausos, tampoco en lágrimas, en sonrisas y, en definitiva, vivieron y se sintieron como los hermanos y los hijos de un padre llamado Julio Millán Medina.

Dos horas de presentación que supieron a gloria. Nada ni nadie faltó a la puesta de largo de un libro coral, coordinado por Juan Espejo y editado por Diario JAÉN, en el que quedó claro que la provincia, la tierra en la que nació el actor estrella de esta película real, está obligada a presumir de un “imprescindible” para el ser humano, un padre sin hijos capaz de criar a incontables criaturas, un “médico” del alma, un sacerdote valiente sin alzacuello, un hombre de la calle, ciudadano del mundo con la mano tendida a quien más lo necesita y en el momento más oportuno. Fue un acto repleto de originalidad que, con la vida y obra de Julio Millán Medina como hilo conductor, fue hilvanado a la perfección con el buen uso de las nuevas tecnologías, el encanto de la música del Trío Sonata, la frescura de improvisadas intervenciones de amigos que, entre el público, se deshicieron en elogios más que merecidos... Hasta Mafalda se coló. Con la ironía como compañera de viaje, hay que destacar que no faltó ni Dios en una noche en la que Cristo estuvo muy presente, porque no hay que olvidar que el protagonista de este colorido libro de trescientas páginas, con sesenta y cinco años recién cumplidos, estuvo, está y estará marcado para siempre por una ilimitada vocación convertida en un ejemplo para la humanidad. El director de Diario JAÉN, el gran “culpable” de esta obra preciosamente cuidada, condujo una presentación tan emocionante como divertida, porque llorar no está reñido con reír cuando se trata de una buena causa. Vídeos de la estancia de Julio Millán en Jordania, de su generosidad en Ecuador o de su valentía en Haití se entrelazaron con cariñosas sorpresas que antecedieron a la presentación oficial del libro. Hasta fue nombrado, en el escenario, capellán del Real Jaén con la “bendición” del presidente del conjunto jiennense, Andrés Rodríguez, y del obispo, Amadeo Rodríguez. La Vocación, las Misiones, Mensajeros de la Paz y sus poesías cerraron el círculo de una presentación que fue algo así como la escenificación de un libro en el que, Entre amigos, quienes tienen la fortuna de escribir en él relatan experiencias imborrables.

Confirmada la previsión de lleno absoluto en la sala, con presentes de todas las edades y variedad de nacionalidad, las emociones a flor de piel ambientaron la llegada al escenario de un verdadero maestro de la vida, un espejo en el que mirarse cada día y un jiennense comprometido con el mundo. Julio Millán, con el nudo en la garganta, se dirigió a sus corazones agradecidos en un auditorio en pie que, nada más verlo, erizaba la piel hasta del más mundano en la materia. Escudadas las lágrimas en las gafas por las que tanto ha podido ver en una intensa trayectoria de sacerdocio, un beso y un “Dios os bendiga” cerró algo mucho más grande que la Catedral.