Actualizado
lunes, 22 julio 2019
13:59
h
URGENTE

Un reino de nostalgia

El Trío Rodin cierra con su concierto la nueva edición de Música en Segura
Ver comentarios

Broche de oro durante este fin de semana para la VI Edición de Música en Segura. El sábado, el festival vivió su jornada más intensa con un programa que estaba repleto de propuestas que aunaban diferentes estilos y formas para que todos los asistentes pudiesen disfrutar de él. El día comenzó temprano con un desayuno en el que el público se deleitó con los platos del cocinero segureño Alberto Pascual, mientras podían disfrutar del directo del cuarteto de saxofones Fukio Ensemble, la narración de Ernesto Rodríguez Abad y veían amanecer en el Valle de Segura.

El día continuó y las calles de Segura de la Sierra volvieron a la época medieval para recordar el enfrentamiento acaecido en esos mismo rincones en aquellos tiempos. En esta ocasión, recreado por unas “cantigas raperas”, de la mano de las músicas históricas de Sephardica y del arte actual de los raperos Tejo y Kowen. A su vez, el público disfrutó con Natalia Ensemble, que demostró su gran calidad y estilo para adaptar y versionar las sinfonías de Haydn y Mozart. Por la tarde, la cantautora malagueña Beatriz González ofreció un concierto con sus composiciones.

El municipio de Orcera fue el absoluto protagonista durante la tarde, ya que puso la nota musical a través de los conciertos del grupo Klazz Brothers & Cuba Percussion, que con títulos como “Mambozart” o “Carmen cubana” ofrecían su particular versión de compositores como Mozart o Bizet, revisados con una interesante mezcla de ritmos cubanos. Por la noche, en el teatro de Orcera, el grupo Neopercusión, acompañado de solistas de la Orquesta Nacional de España, ofrecieron el espectáculo “Music for 18 Musicians”. El concierto hipnotizó al público y les permitió viajar a través de los sentidos de la música con su propuesta sonora, basada en el cambio de Steve Reich en el siglo XX. Dieciocho músicos sin director que otorgan una brillante exhibición de arte y música en una celebración constante por este estilo.

Ayer, como no podía ser de otra manera, la última jornada del festival volvió a estar plagada de actividades de gran calidad. El día comenzó con las voces de los Pequeños Cantores de la Comunidad de Madrid, que alegraron con sus cantos a los asistentes. Un grupo de niños de entre los 6 y 16 años que han actuado en los Teatros del Canal de Madrid, en el Auditorio de San Lorenzo de El Escorial y en el Festival de Peralada.

La tarde se llenó de música y de vida otra vez con el concierto que cerró el festival para este año. El prestigioso Trío Rodin fue el encargado de poner este broche de oro con un espectáculo a las 18:00 horas en la Iglesia de los jesuitas. Era la segunda ocasión en la que los componentes visitaban Música en Segura y lo hicieron bajo un concepto nostálgico en el que combinaron las obras de dos inmensos artistas como Mozart y Dvorak, con música de Arvo Pärt y Jaume Malats.

Así, bajo el título de “Nostalgia”, la VI Edición Música en Segura cerró su ciclo a través de sonidos clásicos que el público pudo disfrutar a lo largo del concierto. Cinco días en los que los sonidos y la música estuvieron enclavados en un rincón maravilloso de la provincia. Durante este tiempo, múltiples artistas han subido al escenario para hacer disfrutar a los asistentes de espectáculos de alta calidad en los que se aúna la música en un paraje sin igual, lo que permite dar una nota de distinción con respecto a otros festivales. Ahora, todos están preparados ya que cuentan los días para volver a dar vida al lugar a través de las actuaciones y los conciertos, puesto que por primera vez en este festival, habrá una cita en otoño, en este caso del 1 al 3 de noviembre.